Conozca los antecedentes del odontólogo de Aída Merlano

Comparta

Mientras avanzan las investigaciones por la fuga de la excongresista, se conocieron los antecedentes que tiene Javier Guillermo Celi, el odontólogo que ayudó a escapar a Aída Merlano. Según las autoridades, ya había estado involucrado en hechos de corrupción cuando era militar activo.

En las últimas horas se conoció la identidad y el pasado del odontólogo Javier Guillermo Cely Barajas, quien atendió a la excongresista Aída Merlano, justo antes que se deslizara por una venta de su consultorio y se fugara del Inpec. Cely, es un Teniente Coronel retirado del Ejército quien se desempeñaba en varios puestos de sanidad de la institución. La veeduría de derechos humanos del Ejército reveló que, durante su paso por este puesto, hubo hechos de corrupción.

“Fue trasladado porque había sospechas de corrupción en contra de él, primero lo trasladaron al Hospital militar central, donde ahora es la directora la general Clara Galvis, de ahí pasó a ser sub-director científico de la dirección de sanidad del Ejército cuando era comandante el General Franco Corredor”. Expresó Óscar Tejada Cárdenas, veedor de derechos humanos de las FFMM.

Y agregó el veedor Tejada “lo único que sé, porque lo dicen sus compañeros, es que el coronel está lleno de plata que no compensa el salario de toda la vida de un teniente coronel, tanto así, que tienen unas IPS a nombre de él y estaba detrás del contrato de la salud de las fuerzas militares con una de sus IPS”.

Cuando el teniente coronel Javier Guillermo Cely Barajas, se enteró en febrero de 2014 que no sería ascendido decidió abandonar el Ejército. Desde hacía meses, el manto de sospecha caía sobre él. Su sueldo como Teniente Coronel, de $3.132.000 millones, no correspondía a la fortuna que había atesorado. Desde el 2010 era el director del dispensario médico de la Sexta División del Ejército en Ibagué, pero fue abruptamente trasladado al Hospital Militar Central.

En un informe presentado a las Fuerzas Armadas, aparecían seis IPS y un par de clínicas que le pertenecían, pero no había claridad sobre el origen del dinero con el que había obtenido las propiedades. Cely Baraja, incluso licitó para obtener contratos entre el Ejército y algunas de sus clínicas.

Mientras fue Teniente Coronel, Cely Baraja realizó una especialización en rehabilitación oral y administración de salud. Según se pudo ver en lo que quedó registrado en las cámaras de seguridad ubicadas en su consultorio del Centro Médico La Sabana, en el norte de Bogotá, Javier Guillermo Cely y Aída Merlano tenían una estrecha relación, basándose en los besos y abrazos que se daban de despedida. Según testigos, era común ver el carro del INPEC frente al Centro Médico, por lo menos tres veces al mes.

De acuerdo a las últimas investigaciones, Merlano se habría subido a una camioneta Duster negra de placa EFL 352 después de haber emprendido la huida en una moto del servicio de mensajería Rappi.

Comparta

Rubén Malpica

Comunicador Social y Periodista

Comente aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este aviso se cerrará en seg.