Vendedores informales denuncian masacre laboral en Neiva

Adjudicación “a dedo” de casetas y un posible detrimento patrimonial, denuncian vendedores informales de la capital opita. Las quejas se presentaron ante órganos de control.

Vendedores informales de la ciudad de Neiva se fueron lanza en ristre contra la administración del alcalde Rodrigo Lara. Denuncian masacre laboral y presuntas irregularidades en adjudicación de casetas. Las quejas se han presentado ante la Procuraduría, Fiscalía y Contraloría.

José Daniel Reapira Ordoñez, presidente de la Asociación de Artesanos Sol y Luna, criticó el desorden administrativo del alcalde municipal, quien al parecer, a punta de mentiras tramitó resoluciones donde marcaba pautas que él mismo se saltó. Dice además, que se están adjudicando casetas “a dedo”, y que el mandatario de los neivanos no prestó atención a sentencias proferidas por la Corte Constitucional, vulnerando derechos y atacando a los vendedores informales.

Según señaló, la administración de Rodrigo Lara no dio solución concreta a su problemática. El censo benefició a 268 vendedores ubicados entre las carreras 5, 7 y 8, favoreciendo solo a 55 de ellos.

“Cuando el alcalde hizo la masacre laboral en abril del año anterior, salió por todos los medios de comunicación a decir que había capacitado a 620 vendedores en el SENA. Entonces a través de un derecho de petición le pedimos nos entregara los soportes o certificados de esas capacitaciones, y pues desde luego fue una mentira. La Secretaría de las TIC da una respuesta entregando un listado de más de mil personas que han hecho es el ECOE, por lo que iniciamos nuevamente una acción de tutela” añadió Reapira Ordoñez.

El presidente de la Asociación de Artesanos Sol y Luna indicó también, que ante órganos de control ya se había oficiado este tema en años anteriores; con pruebas y documentos en mano, acudieron en busca de una respuesta.

“Ya dieron respuesta e iniciaron nuevamente una investigación; seguiremos tocando puertas porque no se puede permitir tanta corrupción. La administración construyó casetas por 13 millones de pesos que no adjudicó, y hubo chivas por 32 millones que fueron abandonadas”, concluyó.

De otra parte, hay preocupación entre vendedores informales; la inquietud radica tras el corto periodo de funcionamiento de sus casetas. Dicen que la administración dio solución solo a tres años, trasladando la problemática al nuevo mandatario.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *