Habitantes de la calle en Pitalito denuncian maltrato por parte de ‘frentes de seguridad’.

Al menos tres personas, habitantes de la calle de la ciudad de Pitalito fueron víctimas de malos tratos, golpes con “pata” y palos, por parte de uno de estos frentes de seguridad.

El vacío institucional que vive el municipio de Pitalito por falta de medidas de seguridad para proteger a la ciudadanía, ha estimulado a que en diferentes barrios de la ciudad se hayan conformado los llamados frentes de seguridad, que consiste en que un grupo de personas, habitantes de estos barrios, ejerzan la labor que corresponde a la Policía Nacional.

Sin embargo, estos grupos de ciudadanos no solo intentan hacer frente a la alarmante ola de inseguridad que reina en el Valle de Laboyos, específicamente en la zona urbana, sino que se ensañan contra poblaciones vulnerables como son los habitantes de calle, que en la ciudad de Pitalito también ha crecido de forma alarmante.

Dijeron los afectados, que fueron acosados para que se fueran del lugar y que en horas de la noche también han sido víctimas de atropellos por parte de algunas personas que se han tomado la vigilancia y justicia por su cuenta en este barrio.

Es de anotar que en la ciudad de Pitalito viven en las calles una gran cantidad de personas de la calle, de diferentes edades e incluso mujeres, que ni siquiera están censadas y caracterizadas, que no reciben ninguna ayuda institucional de parte del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), ni de la administración municipal, cuya cartera de Gobierno e Inclusión Social maneja recursos económicos del situado fiscal nacional para atender a la población vulnerable.

la administración municipal a través de la Secretaría de Gobierno e Inclusión Social, en el mes de junio suscribió un convenio con una Fundación para la atención de la población vulnerable, pero consultadas algunas de estas personas, ninguno de estos habitantes de la calle ha recibido beneficios y ni siquiera una comida diaria, manifiestan.

Con relación a los llamados frentes de seguridad, estos no están legalizados ni regulados por la legislación colombiana, pero en la ciudad de Pitalito son varios barrios los que tienen estos grupos de ciudadanos, que, si bien ayudan a mitigar los altos índices de inseguridad que vive la ciudad, en muchas ocasiones se desbordan en claras violaciones a los Derechos Humanos.

La administración municipal, en cabeza de la alcaldía y la recién creada Secretaría de Seguridad y Convivencia Ciudadana, no parecen tener junto con las autoridades de Policía, Fiscalía y jueces de la república, unos planes y estrategias que garanticen la seguridad, dejando un gran vacío institucional que personas del común ahora están tomando esos espacios, desbordando en actos de violencia, que podrían desembocar en posibles delitos contra las personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *