Concha Acústica Del Oriente, convertida en madriguera de “ratas” y “viciosos”

Comparta

La obra abandonada, construida con recursos del Municipio,  propicia un ambiente de delincuencia que va desde el robo, consumo de drogas hasta sexo. Personas inescrupulosas se apoderaron de lo que quedaba de la vieja estructura.

La delincuencia encontró un lugar dónde hospedarse. Se trata de la Cancha Acústica Del Oriente, construida en la comuna 5 de Neiva, en la administración del exsacerdote Lorenzo Escandón Ospina (1998 – 2000) . La obra abandonada, fue desvalijada y se convirtió en guarida de ladrones y consumidores de droga.

La estructura cimentada en un terreno de 3 hectáreas, en inmediaciones a la quebrada El Curíbano, entre los barrios El Vergel y La Orquídea, se configuraría como detrimento patrimonial, toda vez que, los delincuentes se han hurtado los elementos que habían dentro de estas instalaciones, sin que las administraciones municipales tomen cartas en el asunto. Comunidad exige abrir una investigación y determinar un responsable.

La ‘operación desvalije’

El techo, parte del hierro, puertas, ventanas, baterías sanitarias y otros mobiliarios que quedaban en la abandonada obra, fueron saqueados, sin que la comunidad alcanzara a salvar nada. La denuncia la hizo Pedro Nel Vargas Leiva, quien fungió como vigilante del lugar, hace unos 6 años.

La Concha Acústica Del Oriente, construida para el disfrute de jóvenes y adultos de la comuna 5 de Neiva, se quedó sin vigilante terminando la administración de Pedro Hernán Suárez Trujillo, quien al igual que, Rodrigo Armando Lara Sánchez, no hicieron nada para brindar la seguridad que el lugar necesitaba, ni muchos menos darle funcionamiento tras la millonaria inversión ejecutada. “Papayaso” que aprovecharon los delincuentes, para abrir un hueco en la pared y desocupar el lugar.

De acuerdo con Pedro Nel Vargas Leiva, por un periodo de 7 años, la Cooperativa Activa y el Consorcio Laos se encargó de la vigilancia de la estructura durante la noche, mientras que, los celadores del municipio, velaban por su seguridad en el día.

Ya en la administración de Héctor Javier Osorio, el lugar pretendió ser invadido, incluso quiso ser donado a la Fundación Batuta, la cual no aceptó el ofrecimiento, a raíz de la inseguridad que ya pernoctaba en el sector.

“Algunos líderes de la época solicitaron se les cediera la administración de la Concha Acústica, pero al pedir una cantidad de plata para su mantenimiento, el alcalde les negó la solicitud y no hubo acuerdo”, contó el denunciante.

Recursos perdidos

En el terreno donde fue construida la Concha Acústica Del Oriente, se habrían sembrado cerca de 2 mil árboles, en su mayoría samanes, que luego fueron trasladados donde hoy se encuentra el Parque de la Música Jorge Villamil Cordovez. Al parecer en compensación, la administración de Pedro Hernán Suárez Trujillo y el director del DDRIC, hicieron una reposición de igual número de especies —para lo cual fueron destinados millonarios recursos— a las cuales no se les hizo seguimiento y murieron por diversos factores, entre ellos el abandono y la contaminación.

Pero ahí no termina todo; tiempo después y para sorpresa de la comunidad, la administración municipal decretó el lugar como zona de alto riesgo, lo que se vio, para el denunciante, como un pretexto para no invertir en la administración del lugar, lo que con el tiempo, se convirtió en un monumento a la desidia, la corrupción y el abandono.

“Esos recursos se habían podido invertir en la escuela El Jardín, en mejoramiento de vivienda o alimentación para las familias que residen en la invasión cerca al 20 de Julio. Siempre hubo preocupación por quién se podía adueñar del sitio, pero a la final, nadie movió un dedo”, expresó Pedro Nel.

Detrimento

De la Concha Acústica Del Oriente, solo quedan paredes en mal estado y grafiteadas con un sinnúmero de obscenidades y leyendas urbanas, y un terreno lleno de maleza y basura en el que se encuentran desde preservativos hasta tubos de “perico”, y que es frecuentado por menores de edad. Pero nadie responde hoy, y es muy poco lo que han hecho los órganos de control para determinar a los responsables y hacerlos pagar por su omisión.

“Si queremos darnos cuenta de la magnitud de los saqueos al tesoro público, solo basta con visitar el lugar. El gobernante de turno hizo un millonaria inversión de dinero y ahora se perdió porque fue abandonada la obra. Durante mucho tiempo se pagó vigilancia, pero al igual que la administración de Lara Sánchez, se decidió no invertir y retirar a los celadores”, concluyó diciendo Pedro Nel Vargas Leiva.

Habitantes de la comuna 5 de Neiva, están pidiendo a las autoridades municipales que vean qué hacen con lo que queda de la estructura que se encuentra abandonada y que sería utilizada como cancha acústica, ya que al abandonarla se convirtió en guarida de malvivientes, y un desfalco al tesoro público.

Comparta

Jenifer Osorio

Periodista y Diseñadora Gráfica

Comente aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *