Panorama desolador de los humedales en Neiva

Comparta

La falta de lluvia, de cultura ciudadana y el urbanismo, son factores que amenazan seriamente los humedales en la capital huilense, por eso el llamado a las personas para que se empoderen de estas reservas naturales.

Neiva se caracteriza por ser una de las ciudades con más fuentes y nacederos de agua en el país, pero en esta temporada seca, los humedales están agonizando en medio de la indiferencia de los dirigentes políticos de turno y la falta de cultura de las personas que arrojan basura, escombros, animales muertos, entre otras cosas que afectan su existencia.

Los ambientalistas son los únicos que se han puesto en la tarea de realizar jornadas de limpieza y de aguatón para preservar estos ecosistemas. La comunidad sabe que es necesario continuar con estas actividades hasta recuperar estos espacios, donde habitan muchas especies de animales que dependen de estos lugares ecológicos para poder subsistir.

El Curibano

En estos últimos meses, se han desarrollado actividades en defensa de estos humedales. Por ejemplo, El Curibano ha sido uno de los más privilegiados por la Universidad Uniminuto junto con Martha Liliana Penagos, quien es la presidenta de la junta de acción comunal del barrio Víctor Félix. Ellos han sido los que han velado por la recuperación y mantenimiento de este espacio, el cual las familias disfrutan mucho sobre todo los fines de semana, para avistamiento de aves, reptiles, peces, entre otros.

“Los estudiantes de la Uniminuto vienen cada ocho días a este lugar y se ven sorprendidos con la cantidad de basura que encuentran, sabiendo que los alumnos todos los sábados le hacen limpieza a este lugar, pero parece que no es suficiente el esfuerzo de estos jóvenes, puede más la falta de cultura ciudadana, que la buena voluntad de las personas”. Indicó Carlos Savid, docente de la Uniminuto.

El Chaparro

La laguna de Los Colores o El Chaparro, es la que más se encuentra en peligro de desaparecer, debido a que la urbanización se acerca a pasos agigantados, amenazando su existencia y la de las especies que allí habitan. La comunidad que rodea este ecosistema se ha empoderado de este humedal para limpiarlo y hasta llenarlo de agua, como la actividad que se desarrolló el pasado fin de semana donde centenares de personas llevaron agua de sus casas para llenar de nuevo este lago; con valdes, tarros, canecas y hasta un carro tanque trataron de devolverle la imagen que antes tenía este espacio ambiental. Según habitantes del sector, El Chaparro lo están secando manos inescrupulosas que quieren extinguir el humedal, para avanzar con el cemento y ladrillo que está aproximadamente a cien metros, amenazando su hábitat.

Lago de Santa Bárbara

Allí se localizan en realidad dos lagunas que se encuentran cerca del barrio Santa Bárbara, por eso recibe este nombre, este humedal también está corriendo el riesgo de desaparecer, primero se encuentra lleno de Buchones o más conocidas como Macrófitas, las cuales invaden el lago de manera rápida impidiendo que entre oxígeno a las especies que habitan en este lugar, segundo la falta de conciencia de las personas ponen en riesgo esta reserva natural, aunque la comunidad se ha puesto las botas y el overol para realizar jornadas que ayuden a preservarlo.

El fenómeno del niño está haciendo estragos por punta y punta, si no son los incendios forestales que al parecer están siendo provocados por pirómanos y las altas temperaturas son factores que impiden la supervivencia de estos espacios, a esto se suma, que en la capital huilense no llueve haces más dos meses provocando este panorama desolador de los humedales en Neiva.

 

Comparta

Rubén Malpica

Comunicador Social y Periodista

Comente aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este aviso se cerrará en seg.