Rodrigo Villalba, el culpable de El Quimbo

Comparta

El senador huilense Rodrigo Villalba, ha venido esquivando su responsabilidad de la construcción de la represa El Quimbo, embalse que por estos días ha sido objeto de polémica por las fallas ambientales y problemática social que hoy impactan negativamente al departamento del Huila.

Es de anotar que nadie más que Villalba, fue el principal impulsador del proyecto que hoy es duramente criticado por la población. Iniciamos por recordar que Rodrigo fue gobernador del Huila en el periodo 2004- 2007.

En su turno como mandatario departamental, en el año 2005 presentó ante el Gobierno Nacional, su Agenda Interna para la Productividad y la Competitividad, la misma que estuvo presidida por él y por Ariel Rincón Machado, presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio.

En el documento, se evidencia la propuesta de traer al Huila, una apuesta productiva bajo el aprovechamiento de los recursos hídricos, con el ánimo de generar competitividad en la producción de energía a nivel mundial y con ello tener recursos económicos a largo plazo para el departamento.

En el parágrafo denominado -Necesidades, requerimiento: innovación y desarrollo-, textualmente expone: “No basta con el gran potencial hídrico del departamento y sus condiciones topográficas propicias. Se necesita cuantificar las inversiones y diseñar técnica, financiera y comercialmente los proyectos que se van a impulsar, para poder promoverlos adecuadamente y demostrar sus ventajas a los inversionistas potenciales”.

Tras la justificación de la necesidad de llevar a cabo El Quimbo; se estipula específicamente: “La apuesta productiva consiste en convertir al Huila en gran generador, impulsando algunos de los proyectos ya identificados que por sus estudios de costo se an competitivos en términos internacionales”.

Consecuente a lo anterior, se estipula “En este caso el mercado potencial será toda Colombia y los países interconectados de la CAN y Centroamérica. Teniendo en cuenta que a largo plazo Colombia requerirá generar 850 MW para el año 2.013 y otros 1.800 para el año 2.018, el Huila podrá entrar a competir por una parte de ese mercado aprovechando parcialmente su potencial hidroeléctrico. En este sentido, se requiere el “desempolvamiento” de los estudios de prefactibilidad de proyectos que como El Quimbo, ofrecen un alto prospecto de competitividad”. Citaba la agenda interna del Huila de Villalba, presentada a Uribe en 2005.

Como si fuera poco, el documento además dejó planteado llevar a cabo otros proyectos hidroeléctricos, estableciendo que Pericongo y Guarapas también cuentan con las mejores condiciones para su ejecución, “existen estudios de prefactivilidad elaborados por el ICEL en 1983 en los que se establecen las condiciones técnicas apropiadas para el aprovechamiento hidroeléctricos de proyectos a ejecutarse en estos sitios, ambos sobre el río Magdalena”.

Tras la iniciativa presentada por el departamento bajo el mandato de Villalba al gobierno de Alvaro Uribe Velez, el entonces presidente de a República dio viabilidad al proyecto El Quimbo, pasando luego a manos de Santos, quien finalmente fue el encargado de ejecutarlo. Por eso para muchos en el Huila, Villaba, es el culpable que en esta región se haya construido El Quimbo.

Comparta

Laudy Ordoñez Torres

Comunicadora social y periodista.

Comente aquí

Un comentario en “Rodrigo Villalba, el culpable de El Quimbo

  • el 06/08/2019 a las 6:55 am
    Permalink

    La intervención de Carlos Ramiro Chávarro Cuellar en el Senado que circula en las Redes Sociales es una opinión más de las que se pudieron dar en el debate frente a 102 senadores y con sus palabras estoy seguro que no se pudo haber aprobado la Presa, máxime cuando el partido conservador al que él representaba es minoría en el Senado ; y el Quimbo no se aprobó con esa intervención y no hay que culpar únicamente a Chavarro Cuellar; ya que desde que yo estaba joven los políticos, pedían obras para el Huila y desde hace 40 años o más vienen hablando de construir el Quimbo en el Huila y la obra no es mala para el Huila sino que la dirigencia política no le han atinado a un argumento para justificar las compensaciones de una tarifa diferencial a la factura del servicio eléctrico a nosotros los huilenses, y a los propietarios de los terrenos inundados por las aguas de la presa, les pagaron los terrenos y por lo difícil que es vender un predio, Emgesa, según la prensa nacional de la época hablaba de que le habían pagado muy bien por sus predios. Y todos los políticos con butaco en el congreso de pronto recibieron dadivas por su beneplácito de la obra. Y además fue una decisión de estado de Álvaro Uribe Vélez. Y recordar que en la agenda productiva del gobierno de Villalba Mosquera estaba considerar el Quimbo como prioridad a largo plazo. Una obra de esa índole la avalan son los ejecutivos y en ningún momento un Senador.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *