Octavio Conde Lasso, ¡inhabilitado!

Comparta

El exalcalde de Aipe y hoy candidato a la alcaldía de este mismo municipio, Octavio Conde Lasso, no podrá participar de esta contienda electoral al haber sido condenado por peculado culposo. Pese a la inhabilidad, el ludópada insiste en inscribirse por La U, con el auspicio irresponsable de Jorge Eduardo Géchem Turbay.

Si las elecciones a la alcaldía de Aipe fueran hoy, el electo mandatario de esta municipalidad podría ser Octavio Conde Lasso, un hombre que pareciera tener por oficio aspirar cada cuatro años. Octavio, fue alcalde de su pueblo durante tres periodos y pese a haber dejado una huella negativa imborrable, junto a su hermano Luis Felipe Conde Lasso, también exalcalde de este territorio, parece no importarles ser los hombres más investigados de su pueblo.

Octavio, quien bajo sus administraciones tuvo que enfrentar procesos como la acción de cumplimiento que interpusieran en la época para la creación del cuerpo de bomberos voluntarios de Aipe, demandas laborales y otros procesos, hoy descaradamente y recogiendo incautos, busca ser alcalde de su municipio, pese a estar inhabilitado.

Antecedentes

Los señores Octavio Conde Lasso, alcalde municipal de Aipe y Miguel Sánchez Díaz, tesorero de la misma localidad, entre 1995 y 1997, colocaron dineros de propiedad del ente territorial en diferentes cooperativas de la región, sin un análisis de mercado financiero y sin que la administración expidiera un acto administrativo que reglamentara los requisitos previos que debían cumplir los administradores de la cosa pública para realizar actividades de ahorro y crédito en el sector cooperativo.

El 20 de noviembre de 1995, la Alcaldía de Aipe constituyó el CDT No. 0083 con la Cooperativa SurcoAndina del Huila Ltda, bajo la modalidad de Certificados de Depósito a Término Fijo por valor de $20’000.000.00, cuando la citada cooperativa no estaba autorizada legalmente para realizar tales operaciones y por la época enfrentaba una difícil situación de liquidez.

El suscrito valor no fue redimido en los términos contractuales y el municipio vino a recibir dicho monto solamente hasta el año 2003 por pago que hiciera La Previsora, en virtud de un contrato de seguro.

Por los hechos anteriormente reseñados, la Fiscalía Sexta Delegada ante los Juzgados Penales del Circuito de Neiva inició investigación previa el 27 de mayo de 1997, de lo cual encontró elementos suficientes para disponer apertura de instrucción y vincular mediante indagatoria a los señalados, así como a otras personas al existir una conducta descuidada y negligente.

Mediante providencia del 18 de julio de 2001, se profirió en contra de los procesados CONDE LASSO y SÁNCHEZ DÍAZ, medida de aseguramiento de conminación, la que por razones de favorabilidad al entrar en vigencia la Ley 600 de 2000 fue revocada por la misma autoridad, el 12 de septiembre de 2001.

Además de dicho título, los acusados también habían constituido el CDT 12278, por valor de $50’000.000 a un plazo de 90 días con COFIANDINA. Cooperativa que fue intervenida por la Superintendencia Bancaria, la cual tomó posesión de los bienes y haberes el 15 de julio de 1998, haciendo lo mismo sobre SURANDINA, quince días después.
Hechos que lo condenaron

Mediante escrito, el ciudadano Oscar Fernando Delgado Aguirre, integrante de la veeduría ciudadana del municipio de Aipe, el 30 de enero de 2002, denunció que el alcalde municipal Octavio Conde Lasso y Miguel Sánchez Díaz, también constituyeron el CDAT No. 0086 del 14 de marzo de 1997, con vencimiento al 14 de abril de 1998, en la Cooperativa de Ahorro COOPRENDIR, por la suma de $100 millones —dineros que correspondían a regalías del municipio de Aipe—, cooperativa que el mismo año (1998), se declaró en quiebra financiera sin que se hubiese podido recuperar los dineros oficiales, dictándose resolución de acusación el 05 de diciembre de 2002 por la Fiscalía Once Delegada, al considerar que había plena demostración de los elementos procesales para convocarlo a juicio como coautor de una conducta contra la administración pública.

Primer Fallo

El 6 de marzo de 2007, el Juzgado Segundo Penal del Circuito de Neiva, condenó a Octavio Conde Lasso y a Miguel Sánchez Díaz, a 18 meses de arresto y una multa de 25 S.M.L.M.V. como responsables de una conducta punible, por el delito de Peculado Culposo.

Segundo Fallo

El 27 de junio de de 2007, la Sala Primera de Decisión Penal del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Neiva, confirmó la sentencia condenatoria impartida contra Octavio Conde Lasso y Miguel Sánchez Díaz.

Inadmisión de la demanda por la Sala de Casación Penal de la C.S.J.

Conde Lasso, a través de su apoderada, instauraron una demanda de casación contra la sentencia proferida por el Tribunal del Distrito Judicial de Neiva, que lo condenó como coautor responsable del delito peculado culposo, buscando la anulación de la misma, al considerar según la defensa, violación directa e indirecta de ciertas normas, acusando al tribunal de haber hecho una mala interpretación. Bajo el proceso 26940, la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia —en pleno— resolvió el 18 de abril de 2007, INADMITIR la demanda presentada por la defensora de OCTAVIO CONDE LASSO, sin que contra dicha decisión procediera recurso alguno, dejando en firme el fallo condenatorio.
El descaro de Octavio
Pese a haber sido condenado, este hombre, con la desfachatez y descaro que lo caracteriza, ha venido aspirando de nuevo a la alcaldía de su pueblo, con el actuar cómplice e irresponsable de los partidos que lo han avalado en los últimos 12 años. Octavio, ha intentado regresar a la alcaldía, aspirando en los comicios de 2007, 2011 y 2015, en esta última contienda lo hizo por el Partido ASI, quedando segundo con 2.878 votos. Incluso, en 2007, enfrentó a su hermano Luis Felipe, quien fue ungido alcalde para ese cuatrienio.

La inhabilidad

Aunque Octavio Conde Lasso ya pagó su condena y sus antecedentes fiscales y disciplinarios fueron borrados del boletín de la Contraloría y Procuraduría. El artículo 122 de la CPC, es claro al citar “ (…) no podrán ser inscritos como candidatos a cargos de elección popular, ni elegidos, ni designados como servidores públicos, ni celebrar personalmente, o por interpuesta persona, contratos con el Estado, quienes hayan sido condenados, en cualquier tiempo, por la Comisión de Delitos que afecten el patrimonio del Estado.(…)”

Así mismo, la ley 136 de 1994 y la ley 734 de 2002, determinan las inhabilidades para ser alcalde y para ejercer cargos públicos, en los que la condena de Octavio raya con las ley.

Demanda ante el Consejo Nacional Electoral

Tras su inscripción como candidato para las elecciones de octubre de 2015, el ciudadano Daniel Cardozo, decidió denunciar esta irregularidad ante el Consejo Nacional Electoral mediante escrito radicado 15779-2-15, exigiendo la revocatoria de inscripción de Octavio Conde como candidato a la alcaldía de Aipe avalado por ASI. Mediante auto del 30 de septiembre de 2015, la magistrada Ángela Hernández avocó conocimiento y decretó la práctica de pruebas, exponiendo en las consideraciones que sí existe una causal de inhabilidad introducida por el Acto legislativo No. 01 de 2009, en al artículo 4°. citando textualmente: “De manera que se debería revocar la inscripción del candidato, puesto que existe plena prueba de los elementos que configuran la causal de inhabilidad, toda vez que, el señor OCTAVIO CONDE LASSO, fue condenado por peculado”.

Como al momento de resolver la demanda, ya habían pasado los comicios electorales, con la NO elección de Conde Lasso como alcalde de Aipe; el Consejo Nacional Electoral, decidió el 10 de diciembre de 2015, mediante resolución 5960 dar por superado el hecho, toda vez que para la época de la respuesta, Octavio ya no era candidato. Por tal razón resolvió archivar la demanda, dejando clara su inhabilidad.

Campaña 2019

Nuevamente y por cuarta vez consecutiva Octavio Conde Lasso es candidato a la alcaldía de Aipe. En esta oportunidad, presentó solicitud de aval al partido de La U en un entuerto ya negociado con Jorge Eduardo Géchem, en donde “el jefesito”, sin importar la inhabilidad de Conde y las consecuencias que recaerían sobre el partido, ha decidido entregarle el aval de La U a Octavio, a cambio del respaldo político que los Conde Lasso puedan darle a su hijo Jorge Andrés, mejor conocido como “el becerro”, en su aspiración a la Asamblea departamental. Con tal desfachatez, pretenden engañar al pueblo aipuno, con la candidatura de un hombre impedido moral y jurídicamente.

Comparta

Erik Puentes

Director Onda Opita.

Comente aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este aviso se cerrará en seg.