Vías del SETP, nuevas cloacas al norte de Neiva

Comparta

Residentes de cinco sectores del norte de Neiva, se quejan por vertimientos de aguas negras en obras de pavimentación del SETP. Malos olores, vías y casas inundadas, son algunas de las imágenes que los ciudadanos ven a diario, sumado a los últimos eventos de fuertes lluvias en la capital opita.

Alcantarillas en mal estado, canales y cunetas destruidas que generan olores nauseabundos, son algunas de las preocupaciones constantes en la mente de los neivanos, sobre todo si estas no cuentan con las condiciones óptimas para proveer un buen servicio de alcantarillado.

Onda Opita hizo un recorrido por los barrios Santa María De La Paz, Ciudadela Del Coclí, Brisas Del Sena, Villa Carolina y Álamos Norte, para conocer qué tan afectados están los residentes y transeúntes por este problema. Durante nuestra visita a los sectores mencionados, efectivamente se encontró que el alcantarillado de la calle 64 con carrera 23, rebosan aguas negras e inunda vías y viviendas.

Desde hace tres meses, los habitantes de estos barrios han tenido que convivir con los fétidos olores que emanan las cajas de alcantarillado ubicadas en el sector, donde ahora se adelanta la Sexta Fase en el marco de la implementación del Sistema Estratégico de Transporte Público de Neiva.

El contrato de obra N° 083 de 2018, que contempla la construcción, rehabilitación de vías y renovación de andenes, lejos de llevar bienestar a este sector, ha causado malestar en medio de sus habitantes.

Según contó José Laureano Castillo, vecino del sector, desde que inició la pavimentación de la carrera 23 del barrio La Trinidad, se han presentado una serie de problemáticas que parecen no importante al Consorcio Vías Fase 6 del SETP Neiva, ni a la interventoría, ni a la administración municipal.

“Cuatro viviendas de la calle 64 con carrera 23 se inundaron en dos ocasiones, los daños fueron irreparables, sobre todo en una, donde se perdieron todos los enseres. Acudimos a Empresas Públicas, a la interventoría y al contratista y ninguno nos daba solución” dijo este hombre que ejerce veeduría a la obra.

Ante la negativa de los contratistas, José Laureano acudió a la Personería Municipal, desde donde oficiaron a TRANSFEDEREAL SAS, empresa oficial que administra el SETP, para que hiciera presencia en el lugar, y entregara un informe detallado de las acciones y respuestas adelantadas en lo relacionado con la queja.

¿Quién debe responder?

El gerente del SETP TRANSFEDERAL S.A.S, Hernando Josué Benavídez, explicó a la Personería, que este sumidero se encontraría fuera del área de intervención del contrato. “Está conectado a un pozo de inspección que ya existía antes de la intervención; por competencia, corresponde a Las Ceibas EPN determinar si la tubería de desagüe se instaló en contra flujo y tomar los correctivos necesarios”, citó en el documento donde daba respuesta.

Contrario a lo que dice el SETP, habitantes denuncian que los problemas cada vez aumentan, pues la situación no ha sido solucionada de raíz. Argumentan que lo que ha sucedido es que Las Ceibas y la constructora, “se tiran la pelota” de la culpa.

“Aquí vinieron y nos informaron que podíamos sellar ese vertedero. Nos tocó taparlo porque la tubería no tiene la capacidad para ese flujo de aguas residuales y aún más cuando la alcantarilla de aguas lluvias la hicieron en contra flujo y no por gravedad, o sea, hacia arriba, entonces cuando se llenaba el pozo donde caía el agua, se rebosaba, inundando las viviendas” expresó José Laureano.

Pero ahí no terminan los perjuicios causados por esta obra. Habitantes del barrio Ciudadela Del Coclí, se vieron en la obligación de construir zanjas de 50 centímetros para que las aguas negras pudieran evacuar hacia la parte de abajo, perjudicando a vecinos de Brisas Del Sena, Villa Carolina y Álamos  Norte.

Llamado

 Como un “naciente problema de salubridad” han denominado los habitantes de estos sectores, la problemática que surge en la carrera 23. Según los denunciantes, cada vez que llueve, se tapa el alcantarillado y el agua se rebosa; la fuerza de la misma, levanta las tapas e inunda la vía y las viviendas.

En la parte baja de la vía que conduce al barrio La Trinidad, hay fugas de aguas residuales que afloran por el pavimento —recientemente aplicado— perjudicando a los vecinos de la urbanización Santa María De La Paz, quienes han sufrido un sinnúmero de problemas.

“Los empates de la vía fueron tan mal realizados que no nos aguantamos el lodazal y los malos olores. Hace más de un mes, que detrás de mi casa hay un vertedero de aguas negras que ya tiene hasta lama; les dijimos a los contratistas de la obra, pero no hicieron nada; veo es a los trabajadores durmiendo bajo el palo, mientras nos llenamos de zancudos”, agregó una vecina de sector.

Marisol Fuentes Sánchez, dice que el sector anteriormente era muy transitado, al ser esa una zona comercial e industrial, y ahora, por los fétidos olores y las fugas de aguas negras, es vacío y desolador, pues se ha convertido en un problema de salubridad, obligándolos a cerrar sus casas las 24 horas y a construir muros para evitar que sus viviendas se inunden de aguas mixtas y nauseabundas, siendo insuficiente cuando llueve, pues siempre el agua entra a sus casas. Hoy los habitantes de este barrio tratan de convivir con el problema del que hasta ahora nadie se apersona.

Lo que pide la comunidad a las autoridades es una respuesta efectiva frente a esta problemática, para ellos, debió haberse intervenido primero el alcantarillado, antes de realizar la pavimentación definitiva de la vía, pues estas obras del SETP se han convertido en una nueva cloaca de la ciudad.

 

Comparta

Comente aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *