¡Cuando Retumban Las Tamboras! 40 años de folclor

Comparta

Se cumplen cuatro décadas de una de las canciones folclóricas más populares en el Huila y Colombia, después del sanjuanero huilense.

Hablar de las piezas musicales más representativas del departamento del Huila, es nombrar al compositor y gestor cultural José Miller Trujillo, mejor conocido como “Wiponga”.

Él, amigo confidente de Jorge Villamil Cordovéz (compositor de música colombiana), Inés García de Durán (creadora de la coreografía del sanjuanero huilense) y José Antonio Cuellar “Rumichaca” (ícono cultural del Huila). Decidió relatar las vivencias de la ciudad de Neiva —que veía cuando era niño— por medio de una canción bambuquera, al mismo tiempo que exalta los aires fiesteros de la gente opita, que según el compositor en ese tiempo, celebraban el verdadero festival típico folclórico —no como ahora que es solo una ventana comercial—.

José Miller, con orgullo conmemora 40 años de tan reconocida composición; escrita en diciembre del año 1977, pero mostrada de forma pública en 1979, ganadora de premios, homenajes, condecoraciones departamentales y nacionales. Siendo una de las canciones ilustres de las fiestas del San Pedro.

Ha sido interpretada en más de 20 versiones rítmicas por un sin número de agrupaciones musicales como: la banda sinfónica del Huila, orquestas de talla nacional, cantantes líricos, duetos ganadores del Festival Mono Núñez, el grupo Tierra Dentro del Ballet Folclórico de Antioquia, recorriendo más de cinco países con esta obra musical; los Tolimenses del famoso Lizardo Díaz (amigo cercano, cantautor y esposo de la actriz colombiana Raquel Ércole) quienes grabaron la primera versión sonora antes de escucharse por otros grupos en el Huila, etc.

También se ha convertido en ritmo principal de coreografías, hechas por grupos con admiración en el país y el mundo como: Ballet Nacional e Internacional de Sonia Osorio, Ballet Folclórico de Antioquia, Academia huilense Sonia Gómez, Ballet Folclórico del Huila, Academia de Danza Mariana entre otros. Considerándose como un patrimonio musical de la cultura del departamento, digno de conservar y valorar por muchos años.

“Wiponga” agradece a quienes valoran, quieren, respetan, admiran e interpretan con sentido de pertenencia musical sus obras. Ya que para él, no es ajeno ver, el olvido en el que se encuentran los compositores huilenses, frente a los derechos que por ley les corresponden, convirtiéndose en una constante lucha de parte de este gremio el reconocimiento que se merecen. Evidenciando que durante mucho tiempo las letras, música, incluso arreglos de tantas canciones folclóricas famosas en la región, han sido plagiadas sin permiso alguno, afectando de manera financiera y artística a los verdaderos autores de dichas piezas. Permitiendo entonces, que compositores reconocidos y no, pierdan sus derechos, incluso sean olvidados.

Comparta

Comente aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *