La titánica tarea para recuperar El Curíbano

Comparta

Martha Liliana Penagos, es líder ambiental de la comuna 10 de Neiva y presidenta de Junta de Acción Comunal del barrio Víctor Félix. Esta mujer se ha caracterizado por preservar y cuidar el humedal El Curíbano, de personas sin cultura que a diario arrojan desechos a este lugar. La laguna se había convertido en foco de inseguridad, presentándose atracos, violaciones y consumo de alucinógenos. La contaminación del humedal es un problema de conciencia ciudadana; las personas arrojan desde animales muertos hasta escombros, que amenazan la existencia de esta reserva natural. Hábitat de muchas especies.

La contaminación que está viviendo la ciudad de Neiva y la acelerada construcción de edificaciones, poco a poco, acaban con los ecosistemas de nuestra región, poniendo en riesgo humedales y lagunas como El Curíbano que cada vez reduce más su escenario; es por eso la importancia de preservar estas reservas naturales que son el pulmón de la capital opita.

Desde hace más de 2 años, la Corporación Universitaria Minuto de DIOS se ha encargado de la adecuación, mejoramiento y embellecimiento de este humedal, al oriente de la ciudad, de la mano de docentes y estudiantes, desarrollando actividades para recaudar recursos para el mantenimiento de este ecosistema tan importante para la ciudad de Neiva, donde habitan peces, tortugas, babillas y aves locales y migratorias que anidan en esta zona.

El oriente de Neiva es donde naces los principales afluentes hídricos de la ciudad, espejos de agua, como humedales, lagunas, quebradas y ríos, por eso es importante la preservación de estos ecosistemas estratégicos para poder garantizarle a las especies que allí habitan su protección, y disfrutar del avistamiento por parte de las personas que visitan estos lugares.

“El humedal abarcaba un amplio territorio, desde donde termina el barrio Víctor Félix hasta la calle8, ahora me llevo la sorpresa porque yo antes me bañaba en el humedal pero hoy podemos encontrar encima de la laguna, construcciones como Reservas de la Sierra, el Gimnasio Yumaná, la Clínica Belo Horizonte, el Centro Comercial Santa Lucía, bares y la estación de combustible; eso se cae por su propio peso, sabiendo que esto es una reserva natural, aquí nace la laguna El Curíbano o La Toma, entonces no entiendo porque hay tanta cosa construida sobre el humedal” afirmó muy molesta la presidenta de la J.A.C del barrio Victor Félix.

La recuperación ha sido fructífera. Hoy los neivanos podemos observar un bello paisaje con decenas de especies de fauna y flora. Sin embargo, la industria de la construcción ha sido el enemigo de nuestros humedales en la capital del Huila.

Comparta

Rubén Malpica

Comunicador Social y Periodista

Comente aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *