Opinión | ¿Por qué se endeudan las ET?

Del crédito que es el debate de hoy en Neiva, implícitamente ya está aprobado en el Acuerdo Municipal del Plan de Desarrollo, ahora el gobierno lo hace explícito con las inversiones anunciadas muy necesarias, en general para terminar obras inconclusas que este mandatario, asumió como propias de forma responsable.

Pero ¿por qué acuden los municipios al crédito? Cuando se materializó la descentralización en Colombia con la Constitución de 1991, se expidieron normas que buscaban la transferencia de recursos del PGN y fortalecer las finanzas públicas territoriales para la inversión social- como los ingresos corrientes de la Nación y la distribución de regalías, por ejemplo: además de reafirmar la tributación interna de las entidades territoriales, hubo plata. En 1998 el sistema financiero internacional colapsó y la banca interna entró en crisis, para salvarla nació el 2 por mil y llegó hasta el 4 por mil, una tasa parafiscal temporal que se volvió permanente.

La primera década de los años 2000 fue la hecatombe, todo el sistema de financiamiento de la inversión social y de la descentralización se derrumbó, ahora después de 22 años tocó fondo, se calcula solo para el SGP 150 billones de pesos que no se transfirieron a las ET para sectores prioritarios como la salud, la educación, el saneamiento básico, la cultura, el deporte y el propósito general; a lo que se tendrá que sumar el cálculo de la distribución de regalías por su modificación.

Del 2002 al 2014 la priorización del gobierno nacional en materia fiscal y de inversión se orientó a sostener los programas sociales como familias en acción, continuar protegiendo la banca privada, fortalecer los fondos privados de pensión y cesantías, y los gastos de la seguridad y de la guerra. Prolifera el extractivismo o extracción de recursos naturales y materias primas de la tierra para vender en el mercado mundial.​ Pero seguimos siendo un país más desigual y cada vez más separado.

Así sucedió que, en la gestión de la Hacienda pública territorial quedó la responsabilidad y desconcentración del Estado Nación, sí, en el bolsillo de los Departamentos y Municipios (nuevos impuestos y tasas, aumento de los mismos, o créditos), y para ello se creó un nuevo marco normativo que provocó una especie de chantaje fiscal por la descategorización de las ET, continuaron las reformas a la Constitución y la expedición de leyes generales de tipo fiscal, laboral y tributario dando paso a un nuevo modelo económico, acelerando la privatización de los bienes y servicios públicos, el endeudamiento territorial y las reformas tributarias una tras otra o permanentes, todo con el objetivo de liberar los mercados financieros, las grandes plataformas, el paradigma de ciudades inteligentes, los SETP, y establecer nuevas relaciones productivas y sociales en las regiones muy parecidas (pensamiento único).

Un banco central independiente de las políticas públicas sociales del Estado dedicado exclusivamente al control monetario y regular las leyes de la economía global y mercados financieros externos e internos, una especie de escudo al impacto negativo de estos mercados a nivel interno para el desarrollo del aparato productivo y las inversiones.

A la crisis de la descentralización en Colombia, debemos integrar los impactos del conflicto interno, el proceso de paz, el estallido social y la pandemia. Siempre es buena la contradicción y el disenso porque de eso se trata la democracia. Hoy para incluir la vida en las inversiones sociales históricamente aplazadas, se requiere una reforma tributaria pensando en un nuevo ordenamiento territorial, la participación equitativamente en la política financiera y la distribución del PGN para las ET y los territorios especiales, la justicia social, la justicia ambiental, el perdón total y la paz duradera. Hay que alimentar el debate, de hay el camino al cambio….sin olvidar construir sobre lo construido como valor agregado y saldo pedagógico.

Web Master

Administrador web de Onda Opita

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *