OPINIÓN: ¡La política es la empresa de todos!

Comparta

Por estos días empiezan a soplar vientos de política, donde se observan aspirantes de toda clase: nuevos, repitentes y quemados de la política tradicional.

A muchos de ellos en sus reuniones, se les escucha discursos con propuestas formuladas quizás en el Planeta Marte; sin alcance, sin coherencia, sin experiencia en manejo administrativo y financiero; algunos se atreven a hablar “con propiedad” de dichos temas, sin conocer a profundidad la materia. Adicional a esto, gran número de estos personajes no cuentan con una formación profesional mínima, que es lo más crítico, pero sin embargo se hacen llamar “DOCTORES”.

Pregunto yo a los ciudadanos de bien: ¿Ustedes creen que una persona, sin la mínima preparación y experiencia en lo público, puede cumplir con todo lo que promete?.

A simple ‘vuelo de pájaro’, se pueden observar los intereses personales y no los generales que ayuden a la comunidad, la cual se encuentra necesitada y enterrada por falta de oportunidades.

Conforme al diccionario de la real academia de la lengua española, la política se define como la actividad orientada en forma ideológica a la toma de decisiones de un grupo para alcanzar ciertos objetivos.

En relación en nuestro contexto regional y local, hablar de política es sinónimo de promesas, mentiras, corrupción, picardía y engaño para llegar al poder. Muchos candidatos andan incurriendo en política, prometiendo y hablando sin un plan de gobierno estructurado y serio para suplir las necesidades de la comunidad, sin objetivos claros, ni precisos, al que muchos apuntan al firmamento sin tener un punto fijo de llegada.

Hablar de política, es hablar de la empresa más grande de todos los ciudadanos, porque aquí se toman las mejores decisiones para el desarrollo y crecimiento social, sostenible, sustentable a mediano y largo plazo.

Lo más triste es que siempre se ven personas humildes y necesitadas vendiendo su voto y son los mismos que se observaban en el centro de la cuidad o en el parque principal, hablando mal de los resultados de las pasadas elecciones, como si ellos no tuvieran nada que ver con el problema.

Para que exista una nueva y verdadera renovación política, necesitamos romper esos lazos y círculos de corrupción, mezclados con pobreza. Para eso, debemos comprometernos todos. Nacionales, gobernantes, los medios, la academia, las universidades, los colegios, las juntas de acción comunal etc.

El día en que nos enfrentemos con fuerza y determinación a este problema, ese día nos podremos desligar del mal que nos atormenta por siglos, el cual nos carcome los sueños y las oportunidades de todos.

Comparta

Wilson Saavedra Vivas

Magister en Gerencia Integral de proyectos, Especialista en Evaluación de proyectos, Especialista en Gerencia de Proyectos, Especialista en Formulación y gestión de proyectos, Ingeniero Mecánico, dominio de los idiomas Inglés, Alemán y Portugués

Comente aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este aviso se cerrará en seg.