Concejales abandonaron el recinto e impidieron continuar debate a planeación municipal.

Comparta

El debate de control político a la Secretaría de Planeación, convocado por los concejales Rafael Sierra y Johan Fabián Puentes, fue suspendido por falta de quórum luego que la mayoría de los concejales abandonaran el recinto.

Los citantes junto al resto de cabildantes, discutieron por cerca de seis horas sobre temas álgidos en el marco del debate a la Secretaría de Planeación, donde el representante de esta dependencia respondió a interrogantes relacionados con la asignación de licencias de urbanismo y usos de suelo en zona urbana, rural y proyectos campestres, áreas de cesión y compensación entregadas al municipio por los urbanizadores, la incorporación de proyectos de vivienda de interés social en el perímetro urbano estando estos en suelo rural, entre otros puntos.

En el desarrollo de este, el concejal Johan Fabián Puentes expresó: “Pitalito ha crecido de manera desordenada y ha venido otorgando licencias que no cumplen con lo mínimo exigido por las normas, como la entrega de obras de urbanismo, andenes, sardineles, vías pavimentadas, separadores, caso el de los barrios Paraíso y La Pradera, convirtiéndose luego en un problema para el Municipio”.

Culminada la intervención del secretario de Planeación Fernando Correa, Johan Fabián Puentes controvirtió algunos puntos como las subdivisiones hechas a los lotes campestres bajo la modalidad de loteo y subdivisión, “esta modalidad para expedir licencias como lo ha venido haciendo la Secretaría de Planeación no existe porque la norma no lo permite; solo se podría mediante parcelación, pero mientras no se incorpore en el Plan de Ordenamiento Territorial la identificación y delimitación de las áreas destinadas para este uso y se modifique el artículo 19 del actual P.O.T que prohíbe la parcelación, no se podrá expedir licencias de subdivisión en suelo sub urbano y rural”, concretó.

Entre tanto, Puentes Estévez fue enfático en que hay que aplicar el decreto 1077 de 2015 por medio del cual se expide el Decreto Único Reglamentario del Sector Vivienda, Ciudad y Territorio y que habla de la subdivisión rural, donde algunos suelos rurales se han vuelto campestres y en el que enuncia que “ninguna de las modalidades de licencia de subdivisión de que trata este artículo autoriza la ejecución de obras de infraestructura y de construcción”, haciendo claridad que se está abusando en la expedición de licencias de construcción para este tipo de proyectos y que además están excediendo los límites permitidos del 10% y 30% para la construcción en zona rural y proyectos urbanísticos en usos de suelo no urbanos respectivamente. Algo muy común en Pitalito.

Puentes agregó: “es importante mencionar la problemática de 770 familias de un proyecto de desarrollo urbanístico, donde la licencia de construcción entregada por el municipio supuestamente era falsa, pero según peritaje al parecer es verídica. Nuestra preocupación es con estas familias porque producto de esto, no se ha podido desarrollar la ciudadela Portal Del Sol. Hay unas investigaciones y es probable que repercuta en demandas contra el municipio y el urbanizador por más de 10.000 millones de pesos, dineros por los que tendrá que responder en gran parte la institucionalidad y es algo que queremos evitar a toda costa”. A razón de este comentario, invitó al urbanizador Franklin Arandia Perdomo para hablar sobre el tema, dándole un giro al debate que no cayó muy bien para algunos de sus colegas.

Una vez se hizo el llamado al señor Franklin Arandia Perdomo, urbanizador invitado por el citante Johan Fabián Puentes para que respondiera al honorable Concejo sobre el pleito judicial que tiene la administración Rico Rincón con esta sociedad de la que hace parte el ingeniero Arandia, por la supuesta falsificación de una firma en una licencia que habría entregado el sindicado Edgar Núñez cuando estaba al frente de Planeación. Los concejales German Gonzalo Díaz y José William Arboleda, expresaron abandonar el recinto porque para ellos ese tema debe abordarlo la justicia, retirándose del cabildo en compañía de la mayoría de los concejales, quedando solo siete (07) de los diecisiete (17) cabildantes en el salón, por lo que de inmediato el presidente de la corporación levantó la sesión por falta de quórum, suspendiéndose el debate.

Seguidamente pidió la palabra el concejal Manuel Muñoz, quien expresó que en Pitalito se han venido construyendo urbanizaciones de forma desordenada, agregando que quizás por falta de personal no se hace seguimiento a todas las obras. “Pero si vale la pena mirar una vivienda familiar, donde un señor saca su licencia de construcción, hace su debido proceso para que se le dé la licencia y que en un momento dado le paran la obra, pero los grandes urbanizadores continúan construyendo sin ningún problema (…) por respeto al municipio y al señor Franklin Arandia no me retiro del debate, así sea el único que esté en las instalaciones, yo sí lo voy a escuchar”. Manifestó el concejal Manuel Muñoz, quedando en la sala junto a él, los concejales Guillermo Rodríguez, Armando Aguilar, Octavio Ordoñez, Rafael Sierra, Yelmi Murcia y Johan Fabian puentes.

Después del retiro de diez concejales, con la sesión finalizada y por petición de los presentes, se escuchó al urbanizador Franklin Arandia de manera extraoficial e informal.

El señor Arandia muy prudente expresó: “La idea de esta ciudadela nació de la necesidad de no pedirle nada al municipio y demostrarle a los entes que sí se puede acceder a un lote con todos los servicios sin los costos elevados que hay en Pitalito. (…) Resulta que después de seis años de trabajar en lo social, tomamos la decisión con 100 personas más de comprar un terreno ya que los precios en Pitalito están muy altos, donde un lote cuesta entre 60, 70 y 100 millones de pesos, que un trabajador de una empresa no puede acceder a esos lotes.”

“Todo lo que hicimos se ha visto afectado y está en los entes judiciales, pero es un problema que nació en Pitalito porque yo me acerqué a la dependencia correspondiente para hacer los trámites. (..) A mí no me da miedo que me llame la Fiscalía, a mí no me da miedo porque son ellos los que van a aclarar o a mirar si el acto evidenciado es legal o ilegal.” Concluyó Arandia.

Franklin aseguró que el documento que recibió para este proyecto de vivienda fue en Planeación Municipal y es verídico. Finalmente dijo que sobre el particular, cursa una demanda en un juzgado administrativo.

Comparta

Claudia Lorena Pastrana

Comunicadora Social.

Comente aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *