OPINIÓN | Huilenses con memoria a corto plazo.

Comparta

La memoria a corto plazo no retiene una imagen del mensaje sensorial, retiene más bien la interpretación de dicha imagen. Retiene la información de una manera consciente; su duración es muy limitada.

Conforme al diccionario, memoria de corto plazo es sinónimo de Olvido. Y olvido, en el lenguaje coloquial de los Huilenses, es engaño, mentiras, corrupción, picardía, soledad, tristeza, rabia y desolación.

Entrando en correlación con la realidad, muchos en el Huila tenemos MEMORIA A CORTO PLAZO y olvidamos las críticas de meses atrás en las redes sociales, cuando nos rajábamos las vestiduras con mensajes directos hacia algunos representantes y senadores (repitentes) del Huila, quienes no aportaron, ni influyeron, social, ni económicamente en nuestro departamento.

Se nos olvidó la guerra masiva que muchos le hicieron a los parlamentarios, a los mismos que votaron por la reforma tributaria y el aumento de impuestos a los productos de la canasta familiar.

Se nos olvidó que los políticos huilenses NO hicieron nada para impedir la destrucción económica, ambiental, social y cultural en la zona donde fue construida la Central Hidro-eléctrica del QUIMBO.

Se nos olvidó que los Servidores Públicos de los Huilenses en el Congreso de la República, NO hicieron ninguna gestión para incluir al departamento en las inversiones de paz y posconflicto, un departamento que ha derramado ríos de sangre, el cual vivió secuestros, torturas, masacres, tomas guerrilleras como la de Algeciras, Rivera, Edificio Miraflores, y muchas más.

Se nos olvidó el dolor de madres, viudas, huérfanos y familias enteras destrozadas por el conflicto.

Se nos olvidó hacer gestión por el deprimente servicio de salud, el cual prestan algunas EPS en Colombia.

Se nos olvidó que ningunos de ellos movió un dedo, para la construcción de La torre abandonada del materno infantil en Neiva, que tantos niños desprotegidos y desamparados necesitan.

Se nos olvido que el Huila NO es un departamento petro-dependiente, que el Huila es un departamento agroindustrial y ganadero, el cual se debe apoyar y potencializar.
Creo que nos podríamos quedar días, semanas, meses y hasta años recordando lo que se nos ha olvidado gracias a la maldita enfermedad de MEMORIA A CORTO PLAZO.

Es desafortunado y degradante que jóvenes con perfil de vocación de servicio, estén siguiendo los pasos de una cultura política, mentirosa y vergonzosa, que ha traído tristeza y miseria al Departamento.

Lo infame es que dichos candidatos, han sido un fiasco total para la juventud del Huila y que hay miles de jóvenes preparados profesionalmente que se encuentran frustrados, con familias humildes que luchan día a día con sudor y lágrimas para brindarle un bienestar. Es aterrador ver, que la enfermedad de MEMORIA A CORTO PLAZO no respeta edad, raza, género y nos ataca en cualquier momento de nuestras vidas.

La pregunta es ¿dónde están los proyectos que pueden beneficiar a los ciudadanos de a pie y del común, que no tiene lasos, ni pactos con políticos?

El día en que los jóvenes, entendamos que el único remedio para atacar esta enfermedad de memoria a corto plazo, es saliendo de la Zona de Confort, dando el primer paso a una transformación justa, verdadera y sana para las futuras generaciones.

Comparta

Wilson Saavedra

Ingeniero Mecánico y Tecnólogo en Electrónica de Mantenimiento Industrial e Instrumental, Especialista en Gerencia de Proyectos con manejo de los Idiomas (Inglés, Alemán, Portugués). Actualmente cursa una Maestría en Gerencia Integral de Proyectos en la Universidad Surcolombiana.

Comente aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *