ActualidadJudicialPitalito

Luego del crimen, secuestradores seguían pidiendo recompensa

Alias ‘Chory’, ‘Jhonatan’, ‘Brayan’ y ‘Camilo’ son los cuatro capturados de ser los responsables del secuestro y asesinato del comerciante laboyano Arbey Vargas Trilleras el pasado mes de junio. Aunque el caballista fue asesinado el mismo día de su desaparición, los delincuentes seguían pidiendo recompensa.

Cuatro personas fueron capturadas por la Dirección Antisecuestro y Antiextorsión de la Policía en coordinación con la Fiscalía General de la Nación. El pasado 8 de junio empezó la pesadilla para los familiares del caballista y comerciante Vargas Trilleras.

El día en que ocurrieron los hechos, la víctima se encontraba en el municipio de Pitalito junto a su esposa a bordo de un vehículo. Mientras la dama ingresó a una vivienda a visitar a un pariente, Arbey Vargas se quedó en el carro. Ahí es donde fue interceptado por los delincuentes quienes, según las autoridades, ya tenían todo fríamente calculado. Luego de alrededor 5 minutos, la mujer salió de la vivienda y se encontró con que su esposo no se encontraba en el auto.

Dos horas después de su desaparición, el gerente de la asociación de caballistas se comunicó vía telefónica con uno de sus empleados, el administrador de un almacén y le manifestó que sacara la suma de 80 millones de pesos de una caja fuerte y se la entregara a un hombre que los recogería y no se supo más de la víctima.

Los investigadores del GAULA al tener conocimiento de este hecho, realizaron un minucioso proceso de investigación, a través técnicas de seguimientos y verificación de más de 300 horas de grabaciones, logrando esclarecer este secuestro. Las diligencias de investigación, permitieron que la Fiscalía General de la Nación, ordenara la captura de cuatro presuntos responsables de la desaparición del empresario.

Los capturados son ‘Chory’, ‘Jhonatan’, ‘Brayan’ y ‘Camilo’, los cuales poseen anotaciones judiciales por extorsión, homicidio, receptación, hurto y tráfico y porte de estupefacientes. Uno de los detenidos al momento de cometer el delito era menor de edad. Además, los capturados les indicaron a las autoridades que posterior a recibir el dinero, al parecer el mismo día, lamentablemente decidieron quitarle la vida al empresario y dieron la ubicación del lugar en donde lo sepultaron para ser identificado por Medicina Legal.

A estos sujetos se les imputaron los delitos de secuestro extorsivo, desaparición forzada, homicidio agravado, instrumentalización de menores, concierto para delinquir y porte ilegal de armas. Un juez legalizó la captura y formulación de imputación de cargos. El cuerpo sin vida de Vargas Trilleras aún se encuentra en Medicina Legal, por lo que aún se desconoce su presenta signos de tortura al momento de su asesinato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este anuncio publicitario se cerrará en segundos.