Luis Miguel Losada, ‘el sepulturero’ de Comfamiliar Huila

Para el año 2015 Comfamiliar Huila logró ubicarse como la mejor Caja de Compensación del país en rentabilidad, la sexta a nivel nacional por ingresos y la empresa número 209 más importante de Colombia. El éxito de esta entidad huilense tardó cerca de dos décadas en consolidarse; su avance fue progresivo y sin lugar a dudas los opitas fuimos testigos del aumento de cobertura de sus servicios y el crecimiento de su infraestructura, convirtiéndose además en un referente nacional en generación de empleo. Todo esto gracias a la visión de las directivas de la época en cabeza de Armando Ariza y a un centenar de profesionales que, con objetivos claros, organización y planeación, proyectaron un plan estratégico situacional ambicioso, con unidades productivas autosostenibles, que generaban réditos para la empresa y sus trabajadores.

Tras el escándalo de Ariza y su vinculación al proceso de desviación de recursos de la salud, empezó el declive de esta gran empresa, que primero de manera transitoria estuvo a manos de Harold Salamanca, para luego a inicios de 2016 quedar en propiedad de Luis Miguel Losada Polanco, un campoalegruno muy cercano a la familia González Villa; famiempresa que a costa de alimentar con carne de burro y atún de cartón a miles de niños pobres y vulnerables de Colombia en el desprestigiado PAE (Programa de Alimentación Escolar) y de manejar como caja menor, más de 1.5 billones de pesos del erario público de la Alcaldía de Neiva y la Gobernación del Huila, lograra su cometido. Gracias al guiño y al lobby nacional que hizo el entonces gobernador del Huila Carlos Julio González Villa, elegido por Cambio Radical en 2015, mismo partido del entonces vicepresidente de la República Germán Vargas Lleras, consiguió la directriz desde el Ministerio para sumar mayorías en el consejo directivo y así que su cuota o borrego de los intereses oscuros de dicha famiempresa, se quedara a suceder a Armando Ariza Quintero. Fue así como consiguió la dirección administrativa de la Caja, Luis Miguel Losada Polanco. Desde ahí, no todo ha sido felicidad como el eslogan.

En cinco años quedó demostrado que Luis Miguel Losada, Ingeniero de Sistemas de profesión y sepulturero por vocación, carece de ese don ejecutivo que le impide actuar como gerente eficiente y competitivo, pues su mayor experiencia había sido como administrador o representante legal de la Galería Satélite del Norte de Neiva en el año 95, lugar donde algunos comerciantes de frutas y verduras de cariño le apodaron “el lechón”. Su prontuario demuestra que Comfamiliar Huila no es, ni será, la única empresa que quiebre o entierre Losada Polanco. Y es que Luis Miguel no solamente ha sido antagonista en la Caja de Compensación Familiar del Huila; su vida pública ha estado manchada y vinculada a escándalos, investigaciones y procesos judiciales —no por santo —. (Cada uno de estos procesos los describiremos con detalles en otras publicaciones).

En el año 1997, recién abrió puertas MERCANEIVA, Losada aterrizó como gerente de MERCASUR, empresa que construyó, comercializó y administró MERCANEIVA en la capital opita; fue el primer gerente, pero su incapacidad fue tan grande, que no pudo posicionarla y dejó el proyecto con problemas financieros y a mitad de camino; al punto que tuvo que cobrarse con acreencias a título personal por su labor como gerente, para finalmente años más tarde, la empresa entrara en liquidación.

Poco tiempo después, siendo Cielo González Villa, alcaldesa de Neiva, Luis Miguel Losada actuó como secretario de despacho del Municipio, confianza que la entonces “heroína” Gonzalez le entregara y ratificara, permitiéndole fungir como alcalde encargado en reiteradas oportunidades. En 2008, empezando la administración de Héctor Aníbal Ramírez, violando el régimen de inhabilidades y bajo la gravedad de juramento de no estar inmerso en inhabilidad alguna, Luis Miguel le vendió sus acreencias personales de MERCASUR al Municipio de Neiva, siendo juez y parte en la negociación; situación que lo tiene vinculado a un proceso penal ya en etapa de juicio y que relaciona al entonces jefe de contratación Euclides Dussán.

En 2013, la Contraloría General de la República le aperturó un proceso de responsabilidad fiscal por el presunto despilfarro de recursos y detrimento patrimonial por el contrato de obra pública para el mejoramiento y optimización de acueducto de la ciudad de Neiva, en su componente de construcción del reservorio ‘Podaje Poco a Poco’. A este fueron vinculados la exalcaldesa Cielo Gonzalez Villa, Luis Miguel Losada Polanco, quien era secretario de Gobierno y alcalde encargado para dicho contrato y los miembros del consorcio que ejecutó la irregular obra: Orlando Fajardo Castillo, Luis Gabriel Nieto y Juan Carlos Villany, todos contratistas de bolsillo de los González Villa.

Para la misma época, actuado como ordenador del gasto por parte del Municipio, contrató la obra de la edificación del Concejo de Neiva en el barrio Los Mártires, un contrato que tuvo decenas de irregularidades y observaciones por los entes de control y que terminó con un proceso penal y fiscal donde se vincula a Losada por las irregularidades en la contratación y ejecución de esta obra, que solo pudo ser culminada 10 años después.

En 2018, apenas un año y medio después de haber llegado a la Caja de Compensación Familiar del Huila, Losada intentó ‘tercerizar’ los servicios educativos del Colegio Comfamiliar Los Lagos, con una fundación particular propiedad del entonces director de UNIMINUTO Orlando Parga, viejo conocido de Luis Miguel y coequipero de Losada en las filas de los González Villa.

Desde ahí, Luis Miguel acabó con el Ferri en Yaguará bajo el argumento que su reparación costaba mucho dinero para decidir venderlo por chatarra a bajo costo a un conocido de la Caja. Cerró el Hotel Timanco, ícono turístico en Pitalito, bajo la tesis que producía pérdidas, contratando luego una obra por más de $1.200 millones para la modernización de la infraestructura del Hotel y poner allí en funcionamiento la IPS en un terreno que es propiedad de InturHuila a quien la Caja le paga arriendo. Cerró cinco Droguerías: la de la UIS del Norte de Neiva, la que funcionaba en el Hipermercado del barrio Las Brisas, establecimiento que también acabó Losada, cerró una droguería en La Plata, otra en Pitalito y la que funcionaba en el Hipermercado de Garzón.

Pero allí no termina todo… recientemente y en reiteradas oportunidades, la Superintendencia Nacional de Salud, le ha impuesto a la EPS Comfamiliar medidas preventivas y de vigilancia especial, al considerar que Comfamiliar con más de 500.000 usuarios entre Huila y Boyacá, no cumple con los indicadores establecidos, pidiéndole además la implementación de un plan de acción con el fin de garantizar el servicio de salud a los afiliados a la EPS, la recuperación técnica, administrativa y financiera de la Entidad, para que logre operar en condiciones óptimas, lo que Losada Polanco, estaría haciendo caso omiso.

Esta situación de decadencia se ha generado por la incompetencia de las directivas que tienen a la EPS y la IPS al punto de cierre y por el mal manejo intencional que le han dado, pues la administración de esta unidad productiva no ha sido del interés del actual director. Para Luis Miguel, según palabras textuales suyas, “eso es un chicharrón y es mejor entregarlo”.

Ahora… su incompetencia y lo que algunos llaman “el negocio del año” para Losada, llegó a su máximo nivel. Recientemente puso en venta los únicos Hipermercados que quedan en la capital opita bajo el argumento de siempre —sólo generan pérdidas—. Todo parece que la incapacidad administrativa y el apetito económico de este sujeto y de la junta directiva cómplice y con hambre que reina, solo ha conducido a la empresa a decrecer y a enterrarla sistemáticamente como buen sepulturero que es.

Lo que en otrora fuese la empresa insignia y orgullo de todos los huilenses, poco a poco desaparece dicha imagen y pronto será un buen recuerdo en manos de Luis Miguel y de la secta politiquera que maneja los hilos de la Caja desde afuera de esta.

Erik Puentes

Director ONDA OPITA

6 comentarios en «Luis Miguel Losada, ‘el sepulturero’ de Comfamiliar Huila»

  • el 20/09/2021 a las 2:40 pm
    Enlace permanente

    Y el sindicato que hace ?
    Pedir más cosas, casa sindical, prebendas y subsidios solo para ellos, la caja la deben liquidar, y darla a una grande que maneje bien todos los servicios. El supermercado solo da perdidas por lo oneroso del personal. Todo eso deben acabar.

    Respuesta
  • el 18/09/2021 a las 2:11 pm
    Enlace permanente

    Este tipo es como poner aún León cuidando una carnicería es una persona corrupta clientelista opurtunista ignorante lo tienen de comodin en lo puesto públicos para robarse la plata o dinero de las instituciones públicas para que la responsabilidad no caiga en lo titulares del cargó público y listo robe y nosotros lo ayudamos en las investigaciones y todos comen a si es la cuestión

    Respuesta
  • el 18/09/2021 a las 6:18 am
    Enlace permanente

    Definitivamente por personas como este es que este país va de mal en peor.Muy triste que una empresa que a sido icono del Huila se acabé por la mala administración de un caroñero como esté.
    Gracias Erick pero ese sin vergüenza tiene más rabo de paja ,le falto denunciale más daños a la ciudad y al departamento..

    Respuesta
  • el 16/09/2021 a las 2:34 pm
    Enlace permanente

    Érik, todos deberíamos aplaudir su valerosidad periodística en esta investigación que desnuda la incompetencia y la mala intención orquestadas por la politiquería corrupta que ha hecho parte de los saqueos más relevantes efectuados en nuestra región. Quedó claro que este caso fue deliberado y premeditado. Muchas gracias.

    Respuesta
  • el 16/09/2021 a las 11:12 am
    Enlace permanente

    Erick le falto decir que enterro EMVINEIVA en donde hizo de todo !!! preguntele a quien liquido esta empesa lo que encontro de Losas

    Respuesta
    • el 21/09/2021 a las 12:33 pm
      Enlace permanente

      Hay que darle gracias a los partidos políticos que han manejado el Confamiliar desde hace mucho rato donde ellos ponen y quitan a su antojo los gerentes.
      Gracias a los Gonzales villas

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *