“Canoeros vieron a mi hijo flotando en el río” el angustioso relato de una madre Neivana

Con el pasar de los días crece la angustia para una madre de familia identificada como Yisela Salcedo, quien desde el día domingo no sabe nada acerca del paradero de su hijo, y muy  posiblemente se ahogó en el río Magdalena. La mujer solicita la ayuda de las autoridades locales, ya que sobre este caso rondan varias hipótesis. 

La mujer residente en el barrio Alberto Galindo en el norte de Neiva, vive sumergida en la angustia, la desesperación y el llanto, al no saber nada acerca del paradero de su hijo Marlon Fabián Salcedo de 16 años de edad, quien desde el día domingo se encuentra desaparecido. El menor se encontraba de baño en el río Magdalena, en el sector del barrio Villa Colombia.

“El me convidó al río pero yo no quise ir, entonces el salió y se fue para el río a las 2 de la tarde. Escuchamos un disparo en ese sector, desde ahí él se desapareció. Fui a buscarlo en la noche y lo único que encontré fueron los zapatos y el buso” dijo la madre en medio de lágrimas.

La mujer de inmediato se trasladó hasta el CAI del barrio Santa Rosa en busca de ayuda. En medio de la desesperación se desplazó hasta el municipio de Villavieja, en aras de poder ubicar el cuerpo de su hijo, allí se solidarizaron con el caso. Hoy sólo le pide a los organismos de socorro y pescadores de la zona, que le ayuden a encontrar al menor.

“Pido la colaboración de toda la gente, los canoeros, de que me ayuden orillándolo. Los canoeros me dijeron que los vieron flotando el lunes en la tarde, pero no lo cogieron porque han tenido problemas, me dijeron que lo vieron, pero ya iba flotando” argumentó Yisela Salcedo, madre del joven desaparecido.

En el sector de Villa Colombia se escuchó un disparo sobre las 4:15 p.m. al parecer un habitante de la zona, habría activado un arma contra el grupo de jóvenes, incluyendo a Marlon Fabián. Esto lleva a las autoridades a contemplar otra posible hipótesis, sobre la desaparición de Salcedo Imbachí.

La señora ha indagado con los amigos del menor, y aseguran que el dueño de la finca por donde pasaron para llegar al río, emprendió a dispararles. Ante esto se vieron obligados a correr y lanzarse al río, pero aseguran que Marlon Fabián siguió corriendo y al ver el estado del afluente, no quiso lanzarse. Esto es todo un misterio para la desesperada madre de familia, quien dijo ver huellas de perros y botas pantaneras en el punto donde encontró las pertenencias de su hijo.

Esta madre, manicurista de ocupación, hoy sólo quiere encontrar al menor para darle cristiana sepultura, y que sean las autoridades quienes investiguen que fue lo que pasó la tarde del domingo 14 de marzo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este anuncio publicitario se cerrará en segundos.