Opinión | Talentos Fútbol Club, ¡una gran familia!

Comparta

Por allá… un 18 de mayo de 2004 en la ciudad de Pitalito, nació una gran familia. Iniciativa que tomó la entonces alcaldesa, la administradora Gladys Canacué Medina, bajo el mando del profesor Hugo Romero Barreto. Era simplemente un programa deportivo, que traía inmersa en ella, otras escuelas de diferentes modalidades, donde la razón final no era más que realizar una tarea social, en el cual niños y niñas menores de 14 años de edad pudieran aprovechar el tiempo libre.

De todo este proceso, quedó heredada para las familias Laboyanas, la escuelita de fútbol, que diferente a las demás, tenía un gran líder, un hombre soñador ejemplo de organización, con buena planificación y extraordinaria disciplina; licenciado en educación física, buen profesor y gran amigo, Rodolfo Hernán Correa, quien fuere el artífice de todo este sueño llamado fútbol, en el que muchas familias nos reuniéramos a ver a nuestros hijos felices detrás de un balón, para vivir sus triunfos, en ocasiones sus tristezas, pero ante todo para gritar con emoción hasta llenarnos de lágrimas, viendo celebrar sus primeros goles.

Talentos Fútbol Club se llamaba en ese entonces; nombre y características que aún permanecen vigentes; una empresa que con mucho sacrificio y acuerdo de voluntades, ha logrado mantenerse por más de 12 años. Y cuando digo que son ejemplo de organización, planeación y disciplina, solo con la fuerza de los hechos, podemos corroborarlo; apreciando en las canchas de La Bombonera, un torneo infantil que ya va en su decimoprimera versión, siendo la única escuela que ha logrado esto, manteniendo unida por muchos años, a cientos de familias alrededor de unos pequeños que solo viven con la ilusión de algún día poder reemplazar a esos grandes futbolistas que compiten en los mejores equipos del mundo; sin saber que esa lotería no se gana, sino con mucha entrega, pasión y disciplina, porque los niños, niñas y jóvenes formados en esa familia futbolística, han demostrado por muchos años, que el ser puntuales, respetuosos, ordenados, compañeristas, entre otras cualidades, es parte fundamental del aprendizaje inculcado en el pasar de los años; la verdadera razón para ser grandes ciudadanos.

Dios permita que algún día uno de estos chicos logre ser futbolista profesional, porque grandes ciudadanos, excelentes profesionales, ejemplares padres y madres de familia, sin lugar a dudas, si lo serán.

Por; Julián Perdomo Cabrera
@colproyectosmga

Comparta

Julián Perdomo Cabrera

Administrador de empresas. Aspirante a especialista en contratación estatal y negocios jurídicos de la administración. Tecnólogo profesional en formulación de proyectos. Asesor de proyectos experto en inversión pública. Auditor interno del instituto latinoamericano de la calidad. Diplomado en gestión pública. Diplomado en contratación del estado. Diplomado en sistemas de gestión integrado y modelos de excelencia. Diplomado en derecho administrativo. Diplomado en presupuesto y hacienda pública.

Comente aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *