EDITORIAL | ¡Entre hampones e inoperancia!

Por estos días en la capital del Huila, se habla bastante de hampones y malhechores que merodean y saborean los activos del erario público. Empecemos por el Concejo de Neiva, una corporación que siempre ha estado salpicada de escándalos y que los últimos dos años no ha sido la excepción por la contratación fantasma de las salientes mesas directivas encabezada por la cuestionada Victoria Castro y ‘Pipe’ Hernández, ambos con María Salomé Bahamón Vargas como secretaria general, hoy directora de espacio público del Municipio de Neiva y responsable de los bienes del Concejo en 2019 y 2020.

Durante el año de presidencia de Victoria y en parte de la misma de Felipe Hernández en 2019, fueron hurtados (según conoció ONDA OPITA) diferentes elementos del cabildo; la mayoría adquiridos por Mateo Trujillo bajo el contrato de selección abreviada 003 de 2016. Entre los equipos desaparecidos figuran: Un PC portátil marca ASUS Core i5, un monitor de visualización LG de 32 pulgadas, un trípode semiprofesional para cámara, y una cámara profesional réflex marca NIKON, así como un disco duro portable Adata. Estos, según precios y contrato de 2016, alcanzan los $9’957.000. A estas herramientas al parecer robadas, se suman otros equipos desaparecidos en el mismo tiempo, como una cámara DSLR o réflex digital, comprada años atrás y hasta una nevera. – Que le pregunte la Contraloría a María Salomé por los inventarios y la trazabilidad de estos equipos que no están en la Corporación

Pero lo más delicado de todo, ha sido la reciente desaparición de carpetas con documentos oficiales de la última vigencia y de 3 de los 4 discos duros del servidor de datos de vigilancia marca BOSH, el cual se encuentra en el Data Center del Concejo, primer piso del edificio. Allí se almacenaban las grabaciones de las cámaras de seguridad de la edificación. Lo que quiere decir, que no existe respaldo de lo que ocurre al interior y a las afueras de la corporación edilicia. Además de la afectación a la seguridad, el detrimento hoy podría superar los 20 millones de pesos, por estas y otras pérdidas.

Caso similar sucede en Las Ceibas, Empresas Públicas de Neiva, donde luego del desfalco millonario del extesorero Laguna y su cómplice, descubiertos por el contador público William Guevara; en diciembre pasado, le hurtaron el PC portátil a un contratista de la empresa que había dejado su equipo en su sitio de trabajo, y al notar la desaparición del mismo durante la jornada laboral, solicitó la revisión del archivo del circuito de cámaras de la empresa para identificar el posible autor del robo, percatándose que el DVR de las cámaras de seguridad no tenía disco duro y no ahora, sino desde hace bastante tiempo, pese a existir una solicitud de compra archivada en la subgerencia administrativa de Las Ceibas. Por lo que, por falta de disco duro, el circuito de cámaras de Las Ceibas no sirve para nada. A este acto delincuencial interno, se le suman los “errores involuntarios” similares a los cometidos por Abiuth Laguna el año anterior, donde en el área contable y financiera, los encargados de estas carteras Claudia Jimena Salas y Diego Fernando Díaz, quienes al parecer no saben dónde están parados, porque ni conciliaciones contables han sabido realizar, demorándose incluso para liquidar la vigencia anterior, afectando el pago de diciembre de los trabajadores; habrían autorizado hace poco a tesorería un par de giros equivocados, causando traumatismos, reprocesos y hasta pérdida de recursos en la empresa. Sobre esto abriremos capítulo especial en las siguientes editoriales y donde la Procuraduría debería actuar de oficio contra los responsables.

Con este preocupante panorama, es importante que los entes de control actúen con celeridad frente a la negligencia, inoperancia y hurtos que se vienen cometiendo desde estas entidades descentralizadas de Neiva. ONDA OPITA estará haciendo seguimiento riguroso a estos casos ejerciendo el control social que nos corresponde.

Apunte 1: Preocupado se pondrá el arcaico dueño de cierto periódico quebrado y en decadencia, por los acosos sexuales que ha protagonizado en los últimos años y que estarían por salir a la luz pública, luego de la confesión de dos de sus víctimas.

Apunte 2: En la ESE Carmen Emilia Ospina mandan más los mayordomos y capataces que el mismo gerente y subgerente. –Edición especial en la próxima publicación–

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *