Representante pide replantear aplicación de la factura electrónica a caficultores

Durante la sesión plenaria de la Cámara de Representantes, el parlamentario Julio César Triana tomó la vocería de los caficultores del país, para solicitarle a la Dian que revalúe la decisión de pedir factura electrónica a este sector.

El parlamentario huilense extendió un mensaje de preocupación por los plazos establecidos para la masificación de la facturación electrónica por parte de los caficultores. El Congresista, quien hace parte de la Comisión Accidental de Seguimiento y Apoyo para este sector, hizo un llamado para que, tanto el Ministerio como la Dian, reconsideren la aplicación de este esquema.

A hoy persisten graves limitaciones de conectividad en la Colombia rural donde, de acuerdo al Ministerio de las TIC, solo el 17% de las familias logra acceder a internet. La situación, según Triana, ha sido previamente advertida y, aunque se han hecho enormes esfuerzos para reducir la brecha digital, por lo menos en el corto plazo no se lograrán resultados que permitan pensar en la implementación de teletrabajo, telemedicina o reuniones virtuales para el quehacer cotidiano de la ruralidad.

Además de ello, subyacen otras justificaciones para postergar la medida. El parlamentario huilense subrayó la falta de reglamentación del Decreto 486 de 2020 que refiere al incentivo rural para los mayores de 70 años en el campo—pues no se sabe aún a quién y cómo llegará—o los rezagos en términos de bienestar que persisten en el campo, a través de la bancarización, educación, salud y afiliación al régimen subsidiado, lo que dejaría en claro que las obligaciones no pueden llegar antes que los deberes.

“No debe pasarse por alto que el 82% de los caficultores colombianos se encuentran en el régimen subsidiado de salud, cerca del 50% tiene menos de una hectárea productiva y apenas el 1% más de 10. El 15% de los caficultores son adultos mayores y el 75% de los hogares viven en la zona rural dispersa, lo que dificulta por mucho el acceso a conectividad e internet”, dijo.

El Representante cree firmemente que, cuando el internet llegue a las fincas cafeteras, cuando se garantice el acceso a la conectividad inalámbrica para los equipos móviles de los cafeteros, cuando el pago a los recolectores logre realizarse de manera electrónica debido a que se encuentran bancarizados e incluidos por el sector financiero, “solo en ese momento histórico que representa la superación de la brecha digital entre lo urbano y lo rural, se configuraría la viabilidad del esquema de facturación electrónica para los cafeteros colombianos”, concluyó.

Jenifer Osorio

Periodista y Diseñadora Gráfica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *