EDITORIAL | El “delito” académico de la era Lara

El Señor Aguirre, se destacó como un adalid del sector funerario en el Huila y quizás el reinventor de la nueva era de servicios póstumos, para hacer que el fallecimiento de un ser querido pareciera menos doloroso, ante la magnificencia de los honores al cadáver, expuestos a la velación pública en vigilia de la familia, amigos y fisgones. No es de nuestro interés conocer las razones del retiro del gremio de las sepulturas, pero sí resulta sugerente entender el tránsito de ejecutivo enterrador, a contratista de la Secretaría de Educación Municipal y coordinador de una prestigiosa Universidad del país con sede en Neiva. Esta serie de editoriales son un homenaje al “Sepulcro de los Organismos de Control del País” y a la complicidad de servidores públicos con el delito de corbata.

Frente al silencio de esta tumba y soportando el olor a pestilencia, rompemos el pacto con el más allá, hacemos a un lado la rapiña, quebramos los huesos carcomidos del erario público saqueado, para reescribir el epitafio y empezar a señalar los autores de semejante esperpento contractual. El Señor Aguirre, ‘colino’ por su terminación y desvinculación contractual, siendo ya coordinador del Alma Mater Tomasina, miembro y anfitrión de esos tantos comités que sirven de fachada para “legalizar lo ilegal”, tomó en su santa rabia, la decisión compulsiva de poner la “queja en el cielo”: ¿Por qué la Usco y no mi santo de devoción?

Con el oráculo abierto desde el Alfa a la Omega estalló el escándalo, aquel enano trepador y malabarista infiel, con su voz de labrador y de emperador sin reino, gritó y silbó al pillo trovador y jinete de mula: ¿Cómo es posible lo imposible?; cuentan los que lo vieron llorando, que su eco superó los 2 mil millones de decibeles. Sabedor y engañador, separado estratégicamente de su cargo por el “INCÓLUME LARA”, para fraguar la trampa y la coartada, como decano del derecho y alumno destacado de su asesora y maestra ABELLA. El pigmeo nacido para la transgresión de lo normado, creyó y sigue creyendo que se salió con la suya. El premio a la complicidad que bordea la oficina de control interno, espaldarazos convenidos para Aguirre, cargos para familiares de servidores de órganos de control, dádivas a los parricidas de algunos sindicatos de maestros, administrativos, directivos, y descaradamente hasta para sus consanguíneos… el “incólume” sonríe con la tranquilidad de su navaja, después de desangrar el abdomen del pueblo: “El cómplice encargado de mi cargo deberá responder”, vuelve a reír muy cínico.

Tras 18 meses de investigación periodística publicaremos de nuevo lo ocurrido con tan descarada “acción delincuencial” y los avances de ésta, que, con similares protagonistas, quisieron enredar al actual mandatario de los neivanos, luego del fallido convenio de las pruebas COVID 19. Por Acuerdo del Consejo Superior de la USCO (Acuerdo 055 de 2016), se establece un beneficio del 10% o del 20% del valor de los recursos que logren gestionar las facultades y/u otros, mediante los famosos fondos especiales de León Reyes y Asociados. El dedo en la llaga desprende el primer interrogante de los 2 mil millones que transfirió el Municipio de Neiva en la era Lara, de CONTADO el 100% de 200 maestrías que no son ni becas, ni subsidios, ni créditos, sino AUXILIOS prohibidos por la Constitución de 1991.

Beneficiarios que van desde un impoluto Secretario de Educación Departamental, dirigente sindical y miembro del equipo político que llevó al “incólume Lara” a su fatídica alcaldía; hasta directivos docentes miembros del convite y docentes de la USCO que aprobaron y direccionaron el negocio; docentes pensionados, DIRECTIVOS DE LA ADIH (Algunos que se jactan ser miembros del PCC y del partido de la Rosa, y supuestos líderes de la acción comunal), docentes en provisionalidad, amigotes del emperador y del pillo buena gente.

En la pasada huelga de hambre ya se veía la “asesoría criminal” del pequeño montés, ahora posando de camarada e investigador privado, haciendo uso de tecnología para grabar y manipular el estado actual de las directivas de la USCO. El análogo retardatario y reaccionario de derecha que se viste de verde para parecerse a Godofredo, plenamente conectado con las ideas y el pensamiento positivo del derecho, el mismo que acepta y aplaude el miedo y el delito como forma de gobernar. Ojalá la tal matrícula cero no sea otro negocio más del 10% de bonificación a terceros, que nos haría recordar el Decreto de Bolívar del 12 de enero de 1824: Artículo 1°- todo funcionario público, a quien se le convenciere en juicio sumario de haber malversado o tomado para sí de los fondos públicos de diez pesos arriba, queda sujeto a la pena capital. No se saciaron con el 10%. Artículo 2°– Los jueces a quienes, según la ley, compete este juicio, que en su caso no procediere conforme a este decreto, serán condenados a la misma pena. Artículo 3°- Todo individuo puede acusar a los funcionarios públicos del delito que indica el artículo 1°. Artículo 4°- Se fijará este decreto en todas las oficinas de la república, y se tomará razón de él en todos los despachos que se libraren a los funcionarios que de cualquier modo intervengan en el manejo de los fondos públicos.

Todo parece indicar que el delito académico de Lara, fue la cuota inicial de un accionar delictivo que pretende repetirse camuflado en la necesidad de una comunidad estudiantil. Hoy, tenemos una decena de convenios suscritos en el pasado, muchos con la USCO, vigentes y sin LIQUIDAR, que develan la RUINA ADMINISTRATIVA del incólume.

¿DEL 10% NO ME PUEDEN DAR UN ADELANTO? Todo de CONTADO.

Siguiente entrega: La trampa en el SECOP, la trazabilidad del Consejo Superior, el flujo de los 2 mil millones de gritos de Vargas Lara y Asociados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *