Opinión | Alcalde que no salga a gestionar, ¡no sirve!.

Comparta

Suele ocurrir que algunos alcaldes del departamento del Huila a estas alturas del mandato, por miedo al qué dirán o al desgaste político con algunos de sus seguidores, no han hecho la gestión suficiente en la capital del país y aún están esperanzados en gastar los recursos propios del municipio y dedicarlos a atender a sus amigos en el despacho.

Grave este tema, y es que el problema viene más allá de la amistad que tenga con algunas personas y pasa a un piso más alto cuando tiene tintes políticos, donde vienen las presiones que finalmente son las que interfieren en las actividades normales de los alcaldes, que es vivir en medio de la jerarquía política Colombiana, en ministerios, gobernaciones, congreso y demás entidades oficiales, que en síntesis, son la matriz de la gestión pública de nuestro país.

En el momento de elegir un alcalde, lo primero que debe pensar el elector, es tener claro, ¿qué mandatario es que necesita su ciudad?, si las necesidades son inherentemente laborales y personales, pues tendrían que elegir el burgomaestre que se preste para tal fin; si lo que se requiere es solucionar los problemas que afectan a la mayoría de los ciudadanos o a un grupo específico, como son las carestías de alcantarillado, acueducto, vías céntricas y terciarias, infraestructura escolar, centros de integración ciudadana, nuevas sedes universitarias, agua potable, saneamiento básico, aulas escolares, vivienda, electrificación, alumbrado público, nuevas áreas con internet gratuito en fin, pues al que tuvieron que elegir fue a ese candidato carismático(a), que pasee todas las semanas por las entidades anteriormente nombradas, con su café de la zona, los biscochos, bajo el brazo y un carisma muy atrayente

Muchos alcaldes retrógrados, sin espíritu, o peor aún sin equipo, maquinaria, o padrinos políticos, se han dedicado a gastar estos meses de mandamiento, en visitar a sus amigos o encerrarse en su despacho a alimentar su ego y no buscar recursos y proyectos para solucionar los problemas de su territorio. Cada municipio es “un mundo diferente”, con distintas formas de gobernar, planear y ejecutar, pero lo que si tenemos claro los ciudadanos que nos gusta la cosa política, es que la moda es la moda y hay que estar a la vanguardia siempre.

A esto se le suma, que los secretarios de despacho y sus asesores cumplen con una función similar, articulando sus experiencias en lo público con las del ejecutivo (a), haciendo un solo equipo y ayudando en esta importante tarea.

En conclusión, si tenemos que dividir el tiempo, entre gestionar y atender al público, podemos decir que de los 30 días que tiene el mes, por lo menos 20 los deben destinar a realizar esas tareas de gestión, aunque muchos dirán que son las personas las que llevan los problemas para que el administrador del municipio se las ayude a tramitar, hay que entender, que estos mandatarios ya deberían conocer sus necesidades y que por ende, deberían estar inscritas como prioritarias en el plan de desarrollo municipal.

Así que deje de quejarse que su alcalde viaja mucho, porque son ellos los que finalmente, traen recursos y proyectos a su municipio.

Por Julián Perdomo Cabrera
@colproyectosmga.

Comparta

Julián Perdomo Cabrera

Administrador de empresas. Aspirante a especialista en contratación estatal y negocios jurídicos de la administración. Tecnólogo profesional en formulación de proyectos. Asesor de proyectos experto en inversión pública. Auditor interno del instituto latinoamericano de la calidad. Diplomado en gestión pública. Diplomado en contratación del estado. Diplomado en sistemas de gestión integrado y modelos de excelencia. Diplomado en derecho administrativo. Diplomado en presupuesto y hacienda pública.

Comente aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *