Cinco años sin Flor: 5 años de impunidad

Hoy recordamos a la periodista Flor Alba Núñez Vargas, asesinada el 10 de septiembre de 2015 en el municipio de Pitalito, cuando se disponía a ingresar a la emisora La Preferida e iniciar su programa informativo. La comunicadora estudió Licenciatura en Lengua Castellana y se preparaba para especializarse en Comunicación.

El 10 de septiembre del 2015, mientras la periodista Flor Alba Núñez yacía muerta en el piso un hombre se acercó y le tomó fotos a su rostro con un celular. Él no se mostraba perturbado por la escena e incluso ignoró una voz que le pedía que socorriera a Flor. Continuó tomando fotografías. Días después, este hecho llamó poderosamente la atención de los investigadores. Concluyeron que el hombre de la cámara seguramente cumplía con enviar la prueba de que había hecho su trabajo.

La investigación determinó que el misterioso hombre había salido del mismo lugar de donde salió el sicario que asesinó a Flor Alba, a pocas calles de las instalaciones de la emisora La Preferida, lugar de trabajo de la periodista.

La identificación del sujeto fue el punto de partida para dar inicio a la persecución contra los sospechosos del crimen: Juan Camilo Ortiz, alias el Loco, y Jaumeth Albeiro Flórez, alias Chori, delincuentes con antecedentes y señalados de pertenecer a una banda criminal liderada por Mauricio, quien bajo el alias de Mincho lidera el crimen organizado de Pitalito.

La investigación mostró que la preparación del homicidio fue orquestada y dejó en evidencia una red criminal muy bien estructurada, con amplios apoyos y tentáculos que, al parecer, alcanzan diferentes niveles de penetración entre las autoridades locales. Hace 5 años en Pitalito, le arrebataron la vida a la periodista Flor Alba Núñez Vargas, por temas extraños que difícilmente se confirmarán.

Hoy, no se olvida esa expresión de indignación de Flor antes de su homicidio, en un audio de WhatsApp que envió a la periodista Sirly Shimonja, hoy amenazada por denunciar presuntos hechos de corrupción en Pitalito y quién ha tenido que soportar persecución desde el hackeo a sus redes sociales y correos electrónicos, identificación plena de su lugar de domicilio y núcleo familiar hasta derechos de petición a su lugar de trabajo para conocer plenamente su hoja de vida, labor que desempeña y su profesión.

Y es que curiosamente, las mujeres que ejercen periodismo en Pitalito han sido valientes y esforzadas, pero hostigadas por sus denuncias, como es el caso de Diana Cristina Pérez Piamba, quien hoy también es blanco de persecución y amenazas por haber denunciado el maltrato y acoso laboral del ejecutivo en Pitalito mientras estuvo coordinado la oficina de comunicaciones en la Alcaldía Municipal.

A ella y su familia les tocó salir del Valle de Laboyos, antes que sus agresores cumplieran sus amenazas.

Hoy, Pérez Piamba está bajo el acompañamiento de la ONU y el respaldo del CPH, así como de otras agremiaciones y ONG internacionales.

Johán Fabián Puentes, presidente del Circulo de Periodistas del Huila, ha rechazado una vez más, estos hechos de violencia que buscan callar y censurar a quienes hoy ejercen el periodismo.

“No queremos más periodistas asesinados por la inoperancia del Estado, al no brindarle la protección oportuna y las garantías a un gremio que arriesga su vida para informar, denunciar la corrupción y en algunos casos, al maltrato que se exponen con sus jefes o comunidad”, dijo.

Impunidad

La Fundación para la Libertad de Prensa registró en 2019, 515 ataques contra periodistas, de los cuales 137 correspondieron a agresiones físicas, 4 a secuestros y 2 a homicidios, ante ello Jonathan Bock, director ejecutivo de la FLIP agregó “hay zonas vedadas para la prensa en el país como, Caloto, Corinto, Miranda (Cauca); Llorente, Arauquita y Puerto Asís que se convirtieron en puntos ciegos, donde no se puede hacer prensa ni se puede ir a cubrir lo que está pasando”.

Según Bock en los casos registrados de asesinatos a periodistas desde 1977 se han logrado algunos avances, “sin embargo es evidente que estos no son suficientes ni mucho menos han causado trascendentales en el cumplimiento de la justicia hacia los responsables de esto”.

Por su parte el presidente del CPH señala que, detrás de los anuncios grandilocuentes de justicia que ocasionalmente aparecen, persisten las dilaciones injustificadas, la falta de investigaciones serias, eficientes, imparciales, así como la judicialización y sanción de los crímenes contra la prensa.

“Hoy recordamos a la aguerrida periodista Flor Alba Núñez Vargas, asesinada el 10 de septiembre de 2015 en el municipio de Pitalito, Huila, cuando se disponía a ingresar a la emisora La Preferida e iniciar su programa informativo, con denuncias en temas políticos que quedaron en las investigaciones y a mitad de camino”.

Jenifer Osorio

Periodista y Diseñadora Gráfica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *