Villa Regina, ejemplo de seguridad ciudadana: 4 meses sin hurtos

En Villa Regina, al oriente de Neiva, hace cuatro meses no se presenta un hurto. La organización y unión comunitaria, ha permitido que este sector, sea hoy un ejemplo nacional en seguridad ciudadana, convivencia y autocuidado frente al COVID-19.

Allí, crearon con el acompañamiento de la Administración Municipal, un modelo piloto en materia de seguridad y protección ante la pandemia que, gracias a su éxito, busca ser replicado en otros sectores de la ciudad.

La comunidad unida cerró los ingresos al barrio y estableció allí puntos de información, donde se toma la temperatura de las personas que ingresan, se exige el uso de tapabocas, se realiza una breve encuesta y se brinda información enfocada en la prevención de contagios de coronavirus. Esto apoyado en un grupo de WhatsApp y alarmas comunitarias que están conectadas con el cuadrante de la policía quienes brindan su apoyo y protección de forma inmediata.

El secretario de Gobierno Faiver Hoyos Hernández, luego de adelantar una visita en este barrio, destacó este modelo piloto que busca mejorar la calidad de vida de las 323 viviendas allí ubicadas y agregó que esta labor se verá reforzada con la instalación de cámaras de seguridad que permitirá identificar cualquier acción ilegal y hacer frente a los actos delictivos siguiendo las directrices encargas por el mandatario de los neivanos Gorky Muñoz Calderón y su plan de Desarrollo, Mandato Ciudadano, Territorio de Vida y paz.

Asimismo, destacó que el modelo además de brindar garantías de seguridad, va de la mano con las medidas de bioseguridad que deben implementarse.

Generación de empleo

De acuerdo a la presidente de la Junta de Acción Comunal Martha Liliana Rodríguez, el modelo es tan exitoso que además logra brindar oportunidades laborales a algunos residentes que a causa de la pandemia mundial perdieron su trabajo por lo que los mismos habitantes de este barrio realizan un aporte quincenal para cancelar los servicios de orientación y celaduría.

Para ello, cada familia del barrio hace un aporte mensual, con el que se paga el personal de vigilancia y de información, que son vecinos mismos del sector que por la pandemia se han quedado sin trabajo.

Jenifer Osorio

Periodista y Diseñadora Gráfica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *