EDITORIAL | Segunda entrega… Entre Judas y Serpientes

¿Se conspira en la Alcaldía de Neiva?
Segunda entrega… Entre Judas y Serpientes

Las voces conspiradoras lograron crear una “matriz de opinión negativa” y entrar al gobierno en algunas posiciones como salvadores, aliados con mercenarios, deslegitiman el discurso y las decisiones del Alcalde. En sus ambiciones de poder dejaron rastros, el daño iba más allá y pretendían generar en la población una carga de pesimismo, incredulidad y desconfianza con el gobierno. Alertaron a los organismos de control para destruir la imagen de una administración aferrada a los principios éticos y morales de la contratación estatal. Los conspiretas como en voz populi pasaron del ridículo a la caricatura, con cínica sonrisa hoy se anuncian como salvadores y grandes ejecutores de lo público, ocultando tras de sus máscaras la deslealtad a un proceso político legítimo y soberano: El Mandato Ciudadano.

En ocho meses es mucho el daño que han hecho, pero el que les falta por hacer es incalculable. Su misión: desestabilizar el gobierno y opacar la imagen del mandatario; su objetivo: llegar a las carteras más estratégicas de la administración; su actuar diario: mentir, calumniar, chantajear y bloquear a quien se atraviese a sus intereses. Viven del chisme y se alimentan de odio, de envidia y de ambición sin llenadero. Su afán de poder los mantiene ocupados en un lleve y traiga hacia el alcalde y otros funcionarios a quienes no dejan trabajar, buscando convencer, para meterle la zancadilla al más inmediato.

Por los pasillos del edificio municipal, viven denigrando de los demás, y en cafeterías de desocupados, transmiten un mismo mensaje: “son tiempos de desgobierno, falta de autoridad, compra de la opinión, carencia de preparación, venta de cargos, contratación indebida, deslealtad, chantaje, miedo de gobernar, etc”. Se les olvida que en este gobierno no se cumple la vieja tesis de quienes creen que el voto solo sirve para darle protagonismo a las masas, porque para ellos, “las masas han venido al mundo para ser dirigidas, influidas, estrujadas, representadas y organizadas”. Lo que se aprobó en el Plan de Desarrollo Municipal tiene la fuerza de la Constitución de 1991, el poder político no se legitima exclusivamente con el voto universal, aquí está la participación ciudadana y la participación comunitaria en su construcción, ejecución y control.

Por ejemplo, en cierta secretaría con nombre de alto mando militar, su representante con ínfulas de ser superior, encontró sus peores aliados. Cuatro ‘alfiles’ con historiales de traición hacia sus antecesores. Ninguno de ellos votó por Gorky, pero sobreviven con artimañas en la búsqueda de talento humano. Desde allí filtran información manipulada a los medios y a los enemigos del alcalde a espalda suya, pero se congracian con su jefe inmediata, viabilizándole sus favores para que los promueva o les acomode a sus familiares. Creen tener el manejo y el control de dicha cartera; uno de ellos logró ascenso en un reciente nombramiento (aunque en periodo de prueba) pues había perdido el concurso e iba para afuera. Otro con un pasado oscuro en la administración, ahora se destaca por sus fiestas clandestinas en plena pandemia en la nueva terraza de su casa. Los otros dos, ella y él, son parcos, más audaces y de a poco se acomodan en este nuevo barco. Los cuatro, son los principales aliados de la representante de la secretaría, quien, como el animal maldito del paraíso, susurra, susurra y destila veneno a espaldas de sus objetivos, mientras les mira a la cara y les sonríe. Por ahora recicla lo podrido de la administración y lo congrega en sus oficinas para que le ayuden a destruir a quienes les puso la mira. Le gusta el sencillo y propuestas económicas ya hizo a varios para lograr sus cometidos. Cercana al Partido Conservador, junto a la ‘catrasca’ del Concejo, y en una unión temporal con el ave de rapiña y el popular billete, ya tienen candidato para varias secretarías. Por estos días, promueven y tratan de vender a un individuo que estuvo en Planeación y hoy es investigado por la Fiscalía y la Procuraduría por bandido. Su nueva estocada: proyecta el nombramiento de Adriana Ramírez, casaguista, que desde campaña y hasta hace unos días, despotricaba del alcalde.

En otra dependencia, donde la entretención es el pan de cada día, el dueño del circo y su acróbata con mil jefes, ya se entregaron al derrotado. Cuando apenas van unos pocos meses de gobierno, intentaron derrocar al afro, haciendo el mandado; la razón, luego de varias citas y almuerzos, se metieron de lleno a otro equipo (Nunca fueron de ese) y tenían candidato para suceder a chacho. A más de tres años para las elecciones locales, ya coordinan la precampaña del concejal bodeguero, colocando dicha secretaría al servicio de uno de los contradictores del mandatario, el mismo autor intelectual de la guerra sucia que ha mancillado su buen nombre en elecciones y durante este año de gobierno. Por ahora, tratan de seguir atornillados jugando doble, pero ya están descubiertos. El administrador que tenemos los neivanos, no es lerdo.

Si en el tercero llueve, en el segundo no escampa. Un funcionario de educación que no se “aya”, blasfema del alcalde, mientras busca llenar sus bolsillos. En el mismo piso, un copo de nieve que está próximo a alcanzar su pensión, se ha propuesto bloquear procesos y actuar bajo sus propios intereses, mientras que, en contratación, un abogado larista juega a vender información y contratos. Los constructores en general, pero sobre todo aquellos dueños de las tierras en el municipio, descendientes de conquistadores, creen que el alcalde y sus secretarios son sus subalternos, pues pretenden imponer sus intereses por encima de la ley, de la moral y la ética. Al de Alumbrado, desde el quinto piso le proyectan el reemplazo porque ahí se manejarán recursos importantes. Ese nivel del palacio municipal, está repleto de serpientes y de judas, unos disfrazados de pastores y otros con rodilleras, saliva e incienso se acomodan y solo alaban y aplauden mientras promueven y actúan bajo sus intereses personales, olvidando el Mandato Ciudadano que el pueblo neivano le entregó a esta administración. En este piso, al menos dos ya empezaron campaña para suceder a Gorky. Es increíble, pero el quinto lo llenaron de serpientes y aduladores descendientes de Judas Iscariote, allí, aún permanece la alcaldesa encargada de Lara, íntima de la anterior administración que de transparente solo tuvo el eslogan. En ese piso, más de la mitad de los que allí habitan, no votaron por Gorky. Uno que ya se autocandidatiza para alcanzar la próxima alcaldía, no votó en ninguna de las dos campañas por el hoy mandatario, pero sí pretende tener su guiño y respaldo en su posible aspiración. La hipocresía y la deslealtad imperan y prevalecen en esta administración, que ni Empresas Públicas se escapa.

La verdadera batalla por el poder inicia y acaba ahí, donde la pandemia no ha permitido actuar al gobierno municipal, con las comunidades y sectores vivos de la población, tarea que debe ya asumir frente a los 40 meses que le restan de gobierno. No pueden continuar con imágenes y propaganda emotiva sin sentido para reemplazar la democracia participativa, ni gobernar con miedo ni gobernar el miedo, tiene que la administración municipal hacer uso del poder ciudadano otorgado en las urnas, es el nuevo estilo de hacer que la politiquería desaparezca y se imponga la construcción de lo público. El momento histórico de Neiva es un llamado a la confianza política, sembrando en el territorio paz y vida, esperanza en la capacidad de su pueblo y así destruir la ilusión que nos han vendido como realidad, de que nuestra sociedad está en riesgo.

Es la hora de salir por los caminos del bienestar, el progreso y la modernidad con su Plan de Desarrollo, cuando atravesamos la más profunda crisis sanitaria y humanitaria de todos los tiempos. La población tiene hambre y está mamada de los llamados “miedos sociales” y “miedos inventados”, quiere respuestas contundentes, más arroz y menos inglés, más trabajo y menos bombo, más participación y menos discurso. Es cierto que vemos cierta impotencia del gobierno para atender muchas reivindicaciones sociales y que hay bastante separación entre los ideales democráticos y su práctica política, más ahora con Pandemia. Por lo mismo, los gobiernos locales progresistas de este país sólo pueden confiar en un camino que, incluso, recomendamos a la propia derecha: el ejercicio de la ciudadanía democrática que reconozca los problemas de la realidad y que pueden solucionarse con sentido social y comunitario.

Esta historia continuará en la tercera entrega.

2 comentarios en «EDITORIAL | Segunda entrega… Entre Judas y Serpientes»

  • el 25/08/2020 a las 10:13 am
    Enlace permanente

    Que triste historia. Desafortunadamente la corrupción del ser humano no tiene límites y la ambición y competencia desleal en los cargos públicos es una realidad que afecta la institucionalidad, la misión y fines esenciales del Estado social de derecho en beneficio del pueblo. 👎👇

    Respuesta
  • el 24/08/2020 a las 2:28 pm
    Enlace permanente

    Mejor dicho chicho según eso nadie entiende a nadie y cada quien busca es su bienestar personal y no el de la comunidad, así que resultados se pueden obtener? y a dónde vamos a llegar!

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *