Arelis fingió estar muerta para que su expareja la dejara de machetear

Arelis Celada, de 41 años de edad, es la más reciente víctima de violencia de género en el Huila. Esta mujer, fue apuñalada y macheteada por su expareja, un expolicía, después de negarse a volver con él.

Según narró Edward Celada, a las autoridades locales; José William Aranzalez, de 54 años, ingresó violentamente a su vivienda ubicada en zona rural de Villavieja, la madrugada de este martes. De acuerdo con la versión del hijo de la víctima, el expolicía saltó la tapia de la casa, ingresó a la habitación de la mujer, le tapó la boca e inició a agredirla con cuchillo y machete, mientras le repetía que la iba a matar.

“Mi mamá ahí inconsciente, pues fingió estar muerta…si ella seguía forzando, él le daría más y más (machetazos). Al ver esto, él se dirige para la otra habitación, donde mi hermano, y le dice: ahorita lo voy a matar a usted, entonces mi hermano fue cuando sintió el machetazo que le cortó la mitad de la oreja y le provocó heridas en el brazo izquierdo y espalda”, narró el joven.

Al escuchar lo ocurrido, el hermano menor de la familia se abalanzó contra el expolicía, lo empujó y le propinó algunos golpes, mientras la mujer salió de la vivienda gritando y pidiendo auxilio.

Residentes de la zona, al escuchar los gritos, colocaron en conocimiento de la Policía lo ocurrido, capturando al agresor y trasladando a Arelis, hasta un centro asistencial, desde donde fue remitida de urgencia al Hospital Universitario de Neiva, donde la noche de este martes fue intervenida quirúrgicamente.

Acoso

El joven, quien aún no se repone de lo ocurrido, también manifestó que, él y su hermano, nunca estuvieron de acuerdo con la relación de su mamá con José William, por los malos tratos y amenazas.

“El señor Aranzalez viene hace mucho tiempo detrás de mi mamá, y pues no sé si es por algún interés común o material, porque en algunas ocasiones ha intentado hacerle vender los bienes… mi mamá tiene una casita y un lote donde se cultiva arroz. Mi mamá ha venido sufriendo amenazas, maltrato físico y psicológico por no querer volver con él. No sé si por miedo mi mamá ha permitido todo esto”, dijo el joven.

El expolicía de 54 años, según manifestó el hijo de la mujer, es una persona muy posesiva y celosa, y habría en repetidas ocasiones, enviado fotos pornográficas, textos y audios a Arelis.

José William Aranzalez, fue puesto a disposición de la Fiscalía URI de turno por el delito de violencia intrafamiliar.

Jenifer Osorio

Periodista y Diseñadora Gráfica

Comente aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este anuncio publicitario se cerrará en segundos.