Sebastián Mieles habría violado a la pequeña Salomé bajo los efectos del alcohol y drogas

La pequeña Salomé Segura Vega, de apenas 4 años, no soportó el ataque de un adulto drogado en su debil humanidad y falleció en la unidad pediátrica de cuidados intensivos de la clínica Medilaser de Neiva, este 4 de julio.

“La menor falleció la madrugada de este sábado, debido a hipertensión endocraneana refractaria al manejo, disfunción de múltiples órganos secundaria a trauma encefalocraneano severo con politrauma”, expresó en su momento Mario Andrés Suaza, gerente de la Clínica Medilaser.
El pasado lunes 29 de junio, mientras sus padres celebraban las fiestas de San Pedro en la vereda Puerto Alegría, jurisdicción del municipio de Garzón, un hombre identificado como Sebastián Mieles Betín, oriundo de San Pedro, Sucre abusó de la niña.

Este sujeto fue retenido en flagrancia; la comunidad lo detuvo cuando lo descubrió e intento licharlo. Según datos que entregaron las autoridades, alias “El Costeño” se encontraba bajo los efectos del alcohol y de drogas psicoactivas.

Esta semana la Fiscalía le imputó los delitos de feminicidio en grado de tentativa y acceso carnal violento con menor de 14 años. Un juez lo envió a la cárcel, sin embargo, se hará una nueva imputación.

“Ya contamos con los elementos que nos conducen a la imputación por un feminicidio”, dijo Carmen Torres, delegada Seguridad Ciudadana de la Fiscalía.

El victimario, Sebastián Mieles Betín, de 27 años de edad, llegó hace unos meses al municipio de Garzón, contratado por un consorcio que trabaja en la pavimentación de una vía de la vereda Puerto Alegría.

La comunidad del Huila no sale de su asombro por este episodio criminal insólito.

Mientras las honras fúnebres de la niña se llevaban a cabo, Sebastián Mieles, tuvo que ser conducido a otro sitio de reclusión, debido a que las autoridades conocieron sobre un posible plan, para atacar al hombre, que ha despertado la furia de la comunidad.

Sepelio

Con globos blancos y rosados que adornaron la ruta que recorrió el pequeño féretro blanco, en donde reposaba el cuerpo de la pequeña Salomé Segura Vega, desde la funeraria hasta el cementerio del municipio de Garzón. Familiares, amigos y comunidad en general salió a dar el último adiós a la niña de cuatro años, que fue secuestrada, golpeada y violada.

Pese a que desde la Alcaldía de esta población conocida como la ‘Capital Diocesana del Huila’, se había invitado a brindar un acompañamiento con velas blancas y a elevar plegarias por la familia de la pequeña y de los niños violentados en el departamento y país, desde las casas, los garzoneños salieron con tapabocas y sosteniendo globos para mostrar su solidaridad con los padres.

El recorrido finalizó en la capilla del cementerio de Garzón en donde la Policía cerró las puertas, para sólo permitir el ingreso de la familia y evitar que en este recinto tan pequeño se presentaran aglomeraciones.

Jenifer Osorio

Periodista y Diseñadora Gráfica

Comente aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este anuncio publicitario se cerrará en segundos.