Hermano del alcalde de Pitalito, procesado por abuso sexual con menor de 14 años

Juan David, hermano del actual alcalde de Pitalito, Edgar Muñoz Torres, habría abusado sexualmente de una menor de 13 años de edad en agosto de 2010. El proceso que está por llegar a su fin, lo absolvería. Así lo pidió la Fiscalía en el último alegato, cuando luego de acusar, se sumó a la defensa del victimario.

Los hechos se remontan a julio y agosto de 2010, cuando Juan David Muñoz Torres, hombre 27 años de edad en la época (nacido el 11 de agosto de 1983), empezó un 21 de julio por chat y videollamadas a cortejar a una niña cuya familia era cercana a la suya, al punto de pedirle que fuera su novia, cuando al parecer sostenía una relación de hecho o pareja en Neiva, con una mujer que para ese tiempo era su cónyuge y que posteriormente la organizara en Pitalito.

La menor, nacida en enero de 1997, estudiante de octavo grado bachillerato en 2010, inocente y virgen, con 13 años de edad, cayó ante la simpatía e insistencia de Juan David, quien le insinuó desde el inicio, su deseo de estar con ella. En aquella época, el hoy alcalde de Pitalito, Edgar Muñoz Torres, gerenciaba irregularmente la ESE Manuel Castro Tovar de Pitalito.

“(…) finalmente él me pidió que fuera su novia. Entonces pues yo le dije que sí, pero él me dijo que nosotros teníamos que mantener eso en secreto, yo le pregunté que por qué? Y él me decía que porque él quería decirlo, que no me preocupara. Que esperara, que él quería darle la noticia, que la familia de él le tenía envidia, que ellos no lo querían, y que de ver que yo era tan inteligente, tan bonita, ellos no lo iban a permitir e iban a hacernos la vida imposible.” narró la víctima en una de las audiencias.

Las pruebas que contienen 111 folios de mensajes y chats, exámenes médicos y psicológicos practicados a la víctima durante todos estos años, hacen parte del expediente que recae en contra del hermano de Edgar Muñoz Torres. A estas pruebas se suman, el desgarrador testimonio de la víctima en una de las audiencias.

“(…) él me dijo que me mostrara delante de la cámara, porque nosotros hablábamos por video llamada, que me mostrara delante de él con vestido de baño, y pues yo le decía que no, realmente mi moralidad no me permitía desvestirme delante de una cámara, no me parecía correcto, y él me decía que lo hiciera, que lo hiciera, que me pusiera el vestido de baño, que modelara, que le mandara fotos en vestido de baño o en brassier, ehh que me quitara el vestido, después siguió con el cuento del uniforme; que él quería que… que yo me quitara el uniforme delante de él. Y siempre, siempre él me preguntaba si estaba sola? , estás sola? Estás sola? Y si si yo no llegaba a estar sola me decía que ahorita hablamos, cosas así…” señaló la mujer en su relato.

El primer intento.
Una tarde, cuando la víctima se encontraba a solas con una amiga en su vivienda, Juan David llegó hasta allá con un primo y mientras este último intentaba cortejar a la amiga, Juan David aprovechó para seducir y forzar a su objetivo.

“(…) Yo fui a la cocina y él se fue detrás mío, entonces llegamos allá y mi cocina donde nosotros vivíamos anteriormente tenia un murito,  yo puse la jarra y él me cogió y me puso en ese muro, comenzó a besarme en una forma muy horrible, o sea él me besaba muy feo, empezó a cogerme, a tocarme y yo le decía que no, por favor que no y el que sí que sí, que nosotros somos novios y los novios hacen eso, y me cogía y me cogía y me cogía, y me metía la lengua en la boca, me baboseaba, o sea y yo no sabía que hacer, nunca se me había presentado una cosa como esa… si yo no sabía que hacer y yo hay Dios mío qué voy hacer , no sabía cómo reaccionar… y el tipo me cogía y me apretaba y yo no Juan David por favor no, y en ese momento se me cayó algo y Paula llegó y él me soltó y no, normales, eso hacen los novios, no se preocupe. Y yo quedé muy asustada. Ese día yo quedé muy asustada y él me pedía perdón, que es que él no se controlaba, el tipo temblaba, yo creía que estaba poseído o yo no se, o sea esa fue la cosa más horrible que me pasó, y resulta que ellos finalmente se fueron, pero él me seguía diciendo que yo por que no, porque no lo satisfacía.” cuenta la mujer víctima de abuso sexual.

El regalo de cumpleaños
“(…) nosotros llevábamos poquitos días y él iba a cumplir años (el 11 de agosto), entonces él me dijo que quería algo muy especial, que yo le diera algo especial por los cumpleaños, entonces yo le dije que yo no le podía dar nada (…) me dijo que yo que le iba a dar y yo le dije que no le pienso dar nada, entonces me dijo: déjame quitarte el uniforme, quitarte el vestido de baño , déjame quitarte algo, yo le decía que no, inclusive él me decía que por qué yo no cuando me iba para el colegio, que le dijera a mi mamá que yo no me iba para el colegio y que me fuera con él para Neiva y que yo dijera que en la tarde le dijera que me iba a hacer tareas donde alguna amiga y que él me llevaba en la noche que no me preocupara que íbamos a ir a piscina.” manifestó la víctima.

Los chat y las videollamadas se debían a que Juan David residía en Neiva, donde adelantaba estudios de administración de empresas en la Universidad Antonio Nariño y donde sostenía una relación de hecho, pero aún así, frecuentaba cotidianamente Pitalito donde buscaba a la menor.

“(…) él me dijo que fuéramos a algún lado, que fuéramos a un apartamento y algo… yo le dije no, vamos a comer o vamos a cine, en esos días estaban dando una película, shrek 3, y él me dijo que no, que no nos podían ver en sitios públicos porque las primas de él estaban enamoradas de él y le tenían envidia, porque él era el mejor, el mas inteligente (…)” cuenta la mujer.

El abuso sexual 
Los hechos de abuso sexual se habrían producido en agosto de 2010 en el edificio Bosi de la calle octava de Pitalito en el cuarto piso, en un apartamento donde residía un primo de Juan David, quien le prestó el sitio, para que este llevara a la niña a ver supuestamente una película.

Relato en audiencia oral.
La Víctima: “(…) me llamó y me dijo que nos viéramos por ahí en el edificio de Bossi., que, que un primo de él le iba a prestar un apartamento, entonces, pues me dijo que no me preocupara, que nosotros solo íbamos a entrar, entonces pues yo fui y él llegó y luego llegó un tipo en una moto como de la electrificadora y entonces él me dijo: mira te presento a mi primo Cristian. Él le entregó las llaves del apartamento y Juan David dijo: bueno vamos, y le dije pues no vamos ir a comer? Y me dijo no, no, vamos un momentico al apartamento. Entonces abrió la puerta, habían unas escaleras, con unas baranditas, nosotros seguimos por ahí, llegamos al cuarto piso y había en la entrada… o sea en la parte donde uno entra, había un apartamento en una esquina y él abrió la puerta, era un apartamento todo desordenado, tenía unos sartenes en la parte de acá, una cocina y había unos sartenes sucios, había un colchón en la parte derecha. (…)  Yo le pedí prestado el baño, cuando salí, él estaba sentado en una cama en el cuarto al frente del baño y entré y era como oscuro y había en la parte de acá tenía como un mueble, un televisor grande, en la parte de acá había una cama destendida y en la parte de ahí , ahí había una ventana y pues yo me senté, me dijo siéntate y yo me sentía muy incómoda, yo le dije vamos a algún lado, vamos a comer algo, yo no quiero estar acá, no pues siéntate, tu querías verte una película, pues veamos una película, y prendió el televisor y pues puso algo, no se, yo me senté en la parte izquierda y él se sentó acá y comenzó a correrse poquito a poquito, yo estaba muy asustada y el tipo se me acercó, me cogió el brazo, y me decía ven, ven, ven déjate amar, que yo te quiero amar, que yo a ti te amo, déjate, entonces pues yo, yo no sabía que hacer y empezó a besarme y a besarme y, y, y me cogía, y me cogía muy duro, él me apretaba muy duro y, y, y me agarraba y me besaba y yo no Juan David por favor, tú sabes que no, por favor no, vamos a comer a algún lado y no, no, no, el tipo no quería y me jalaba y eso comenzó a besarme y a besarme y, y ,y de nuevo se puso y de nuevo me agarró y me abrazaba durísimo y me decía mi amor déjate, déjate que no te va a doler, y si te duele paramos y yo no, no, no, yo no quiero por favor, déjame ir, déjame ir, por favor, dejemos hasta aquí, déjame ir, no me quería dejar ir y yo no Juan David, no me hagas esto y entonces el tipo comenzó , comenzó a jalonearme y me tiró a la cama y y se me puso encima y me quitó el saco y yo no por favor no me hagas esto, no me hagas esto, yo no quería que él me cogiera y yo no quería que el me hiciera nada, y, y ( llanto) y, y, y él me decía ( llanto )…”

Juez: “Paremos un momento., tranquila…”

Víctima: “(en llanto) él me decía que me dejara , que me dejara , que si yo me dejaba iba a ser mas fácil, que me iba a gustar y yo le decía que no, el tipo me quitó el saco, y me quitó la blusa, yo no sabía qué hacer, yo quería saltar y entonces (llanto) y entonces… él me quitó el brassier y me comenzó a sobajear otra vez y me sobajeaba muy duro los senos y me los mordía y me los chupaba y yo le decía que por favor no me tocara y me puso las manos arriba y me decía que me dejara, y yo le decía que no, que yo no quería que me cogiera y entonces me empezó a desabrochar el pantalón, y y yo como pude me le solté y me lo volví a abrochar, el tipo me metió la mano y me empezó a sobar, y  yo no sabía qué hacer, yo no sabía qué hacer ( llanto)…” Describía los momentos la mujer en llanto en plena audiencia.

La relación de acoso continuó unos días más hasta que la menor decidió contarle a su madre, quien de inmediato instauró denuncia penal por Acto sexual abusivo contra Juan David Muñoz Torres. El proceso, aperturado a inicios de 2011 con el código 41551600597201001380000 continúa vigente en el juzgado penal 001 del circuito en Pitalito, donde la magistrada Martha Lucía Muñoz Gómez, estaría próxima a tomar una decisión. Sin embargo, causa curiosidad el cambio de postura del delegado de la Fiscalía seccional, quien de acusar, pasó a defender al victimario.

Con la denuncia, se practicó un informe pericial forense en entrevista realizada a la menor víctima el 19 de agosto de 2010 y un informe de valoración psicológica, sin embargo, el dictamen sexológico dice que no existió desfloración y no hubo violencia, por lo que en la versión de Juan David, quien reconoce algunos hechos, dice que no existió penetración, pues la menor no lo permitió.

Durante estos años, la víctima, además de acompañamiento psicológico ha contado durante el proceso, con un abogado asignado por la Defensoría pública, pero este, fue cambiado en la última audiencia. Por su parte, la familia Muñoz Torres cuenta con los servicios del abogado José Ricardo Falla Duque, quien ha estado al frente de la defensa de Juan David. Sin embargo, preocupa en la familia de la víctima, que en la última audiencia, la Fiscalía solicitó la absolución del victimario, cambiando ligeramente su posición inicial en el proceso.

Según relató una fuente a este medio de comunicación, el alcalde Edgar Muñoz Torres, vendría realizando intermediaciones desde el orden nacional con miembros del Partido Conservador que recientemente impulsaron y aprobaron el proyecto de ley de cadena perpetua para abusadores sexuales de niños y niñas, quienes le estarían dando una manito a Edgar, direccionando desde el nivel central una ayuda extra en la Fiscalía, que seguramente dejará bien librado a Juan David Muñoz Torres en la última audiencia. La decisión está a cargo de la magistrada Muñoz Gómez.

Erik Puentes

Director ONDA OPITA

Comente aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este anuncio publicitario se cerrará en segundos.