La interventoría del Estadio de Neiva, llena de dudas e irregularidades.

Comparta

A las pruebas que ya tiene la Fiscalía General de la Nación, el Ministerio de Trabajo, la Procuraduría, La Contraloría y otros organismos y entes de control del Estado, le sumamos algunas observaciones, que ponen en duda la idoneidad de los ejecutores de la Interventoría de la obra del Estadio de Neiva.

La interventoría estuvo a cargo del CONSORCIO INTERVENTORÍA ESTADIO 2014 Nit. 900.800.464-1, integrado por DISEÑOS Y CONSTRUCCIONES INGENIERIA S.A.S, Nit. 900.756.276-5 con porcentaje de participación del 70%; Diego Fernando Jaime Escobar, CC 12.240.867, con porcentaje de participación del 25% y Pedro José Serrano Carrasquilla, CC 16.885.925, con porcentaje de participación de 5%. El total del contrato fue de $1.199’768.000.

1. La empresa DISEÑOS Y CONSTRUCCIONES INGENIERIA S.A.S, sociedad comercial conformada por acciones, fue matriculada en la Cámara de Comercio de Neiva el 04 de agosto de 2014 y su Registro Único de Proponentes —RUP— se hizo el 27 de Octubre del mismo año, es decir, unos meses antes del inicio del dichoso contrato. Dato curioso: Su actual representante legal Luis Alfonso Andrade Barrero CC 7.686.884, NO ES INGENIERO.

2. La representación legal del CONSORCIO INTERVENTORÍA ESTADIO 2014, la ejerce LUIS ALFONSO TRUJILLO BRIÑES CC. 12.124.165, de quien se dice, es Ingeniero Agroindustrial porque su experiencia está ligada a esta rama de la ingeniería; sin embargo, debemos decir que tampoco es ingeniero (ni civil, ni agroindustrial, ni de alimentos, ni de nada), así lo demuestra la solicitud de expedición del certificado y constancia de profesión generada por el Consejo Profesional Nacional de Ingeniería —COPNIA— quien determina si algún individuo puede ejercer su profesión de ingeniero en el territorio Nacional, de conformidad con lo dispuesto en la Ley 842 de 2003. Cabe aclarar que esta observación no sería un impedimento para actuar como representante legal del Consorcio, pero sí para obrar como ingeniero. Agregando que en todas las actas relacionadas con este contrato, la Alcaldía de Neiva le llama ingeniero —Algo que no es cierto—.

3. En el anexo 8 de los pliegos y de la propuesta del contratista para la ejecución de la interventoría, se estipula la relación de profesionales. Relacionándose 1 Director de Consultoría (Arquitecto o Ing Civil) especialista en Interventoría de Obras Civiles, 1 arquitecto residente de apoyo, 1 asesor ingeniero civil, 1 especialista en patología y/o estructuras, 2 ingenieros civiles residentes, 1 asesor ingeniero civil especialista en instalaciones hidrosanitarias, 1 asesor ingeniero eléctrico, 1 asesor ingeniero de telecomunicaciones y sonido, 1 arquitecto y/o ingeniero civil con experiencia en escenarios deportivos, 3 inspectores de obra, 1 secretaría, 2 topógrafos, 4 cadeneros, entre otros. De todo este personal, según argumentan personas cercanas a la obra, nunca se vieron más de tres individuos en la Interventoría.

4. Una de las personas que siempre estuvo al frente de esta interventoría, incluso, hasta el mismo día del accidente, ha sido Jaime Andrés Arévalo Rojas CC. 7.710.008, ingeniero Civil de la Universidad Cooperativa de Colombia, sede Neiva, con Matrícula profesional Nº 25202-098919, de quien se dice es el director de la misma. El asunto es que Arévalo vendría actuando como director desde el inicio de la obra en 2014, al tiempo que su esposa Carolina Moncaleano Clavijo ejercía como asesora de despacho del alcalde Pedro Hernán Suarez (hasta Diciembre 31 de 2015); antes, había actuado como directora de Justicia del municipio de Neiva (hasta octubre de 2014). A esto también hay que sumarle que según ex compañeros de estudio de Arévalo, él no es especialista como lo requiere los pliegos de contratación y tanto la NSR 98 como la NSR 10 —normas colombianas de Diseño y Construcción Sismo Resistente— exigen un profesional estructural todo el tiempo y aquí no lo hubo. —Otra violación a la ley—.

5. Con tantas dudas en la profesionalización e idoneidad de los perfiles requeridos y la supuesta ausencia de personal de interventoría en la obra, es conveniente mencionar que la supervisión del contrato inició a cargo de Carlos Alberto Ramos Parrací, Director de Recreación y Deportes de Neiva del entonces alcalde Pedro Suárez, posteriormente, esta pasó a cargo de la Dirección de Infraestructura en enero de 2015 y desde enero de 2016 ha sido responsabilidad de la administración del alcalde Rodrigo Armando Lara. Se cree que en esta vigilancia hubo negligencia, pues era obligación del supervisor Ramos y demás, exigir desde el inicio, el cumplimiento minucioso de las condiciones y especificaciones descritas en el pliego de contratación; hechos que podrían generar una sanción administrativa y disciplinaria contra los responsables.

6. Mediante Otro SI al contrato de obra pública entre el Municipio de Neiva y el Consorcio Estadio, se definió la contratación de la interventoría, que entre otras funciones, debía verificar que el contratista cumpliera con las obligaciones descritas en las cláusulas del contrato; informar respecto a las demoras o incumplimientos de las obligaciones del contratista; certificar respecto al cumplimiento del contratista, dicha certificación se constituía en requisito previo para cada uno de los pagos que tuviera que realizar el municipio de Neiva; también verificaría el pago mensual que por ley debía realizar el contratista sobre los aportes al sistema de seguridad social de los empleados (Salud, ICBF y Caja de Compensación Familiar) —Algo que al parecer tampoco fue oportuno, según denuncias de los mismos obreros—. Además, debía formular las recomendaciones necesarias y oportunas que considerara sobre el particular y demás obligaciones consignadas en el Decreto 316 del 11 de mayo de 2010 —Lo que al parecer, tampoco ocurrió—.

Para este accidente que dejó cuatro víctimas mortales, de acuerdo a las leyes colombianas, el Interventor también sería responsable penalmente de lo ocurrido, sin importar los porcentajes de participación en dichos consorcios, todos los representantes deberán responder ante un juez por igual.

Es importante conocer que la veeduría de esta obra, estuvo conformada por Diego Fernando Cuellar, Leidy Jimena Cuellar Lugo como representantes de la comunidad y la Personería Municipal de Neiva, según se evidencia en el acta de inicio. Veeduría que tampoco funcionó.

Comparta

Erik Puentes

Periodista agremiado al Círculo de Periodistas Del Huila.

2 comentarios sobre “La interventoría del Estadio de Neiva, llena de dudas e irregularidades.

  • el 24/08/2016 a las 10:04 am
    Permalink

    El colmo que personas no entrenadas en el tema tengan el privilegio de dirigir este tipo de obras, pero lastimosamente en Colombia no importa mucho el background del personal contratado para una determinada labor, sino que pesa más la llamada palanca. Nada mas el claro ejemplo del Ministro de Salud Alejandro Gaviria Uribe. Un economista e ingeniero civil sin idea en temas de medicina dirigiendo la salud de todos los colombianos. Por eso el sistema salud está como esta y todo es una recocha

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *