Opinión | El manifiesto uribista.

En la edición anterior dediqué algunos párrafos para cuestionar la idoneidad y capacidad para ejercer el cargo de Ministra de Educación de Gina Parody, y no precisamente de manera mediática, ni utilizando como principal argumento el hecho de las famosas cartillas de Inclusión de Género, y cito esto porque el tema de hoy hace referencia a uno que suscitó a raíz del supuesto debate de control político realizado por el Senado a esta ministra.

Algunas posturas bien estructuradas, otras al parecer hechas a encargo (como la gran mayoría de actuaciones de los congresistas) por sus UTL y la flor de loto, la joya de la corona, mejor dicho el elixir del olimpo lo produjo nuestro Ex presidente (gracias a DIOS), el hoy senador ALVARO URIBE VELEZ, alias “EL GRAN COLOMBIANO”, también reconocido mundialmente como el mejor amigo de los grandes paras y narcos colombianos.

Empezó con su ya característico tonito de seminarista paisa, con su cuentico ya mamerto, dándole palo a la ministra, cuando de un momento a otro sorprendió al público al sacar un librito rojo, paradójicamente y como es de esperar en este caso, el librito rojo no contenía un manifiesto comunista, pero si tal vez un manifiesto de como armar y sostener un narco estado. Leyó de éste: —las cartillas del Ministerio destruirían “La Familia” e instaurarían el comunismo en contra de “La Moral” de la nación—.

Muy conmovedor y hasta creíble si viniera de cualquier otro personaje ridículo y pintoresco de los que abundan por este tiempo, de esos que la ignorancia y el venenoso discurso uribista llevaron al congreso, por ejemplo Álvaro Hernán Prada, o Palomita valencia o muchos borregos y esclavos más de la sedienta y notable venganza que ha movido al señor expresidente.

Pero, ¿en realidad está preocupado Uribe Vélez por nuestra niñez?, me parece una postura bastante similar a las que ya nos tiene acostumbrados el senador, cuyo modus operandi tiene como punto de referencia la doble moral, el mirar la paja en ojo ajeno, pues con un cambio brusco de tono y de ánimo advirtió según él; que las tales cartillas hacen parte de una gran conspiración por incluir desde edad temprana en nuestros niños la ideología comunista.

No desperdicia ninguna metida de patas el fundador de la parapolítica, (recordar que el 75 por ciento de su gabinete esta investigado, imputado o encarcelado) para atacar el proceso de paz, para volverlo una plataforma política en contra de generar un verdadero ambiente escolar que beneficie la educación, porque me permito decirles que nada sería más beneficiosos para nuestros niños por encima de unas cartilla que poder ir a un salón de clases sin que se cruce entre ellos balas de lado y lado.

Nada de raro sucedería en esta nueva contienda electoral que se resume en dos posturas el SI, de la paz de una oportunidad histórica de avanzar en la construcción de un nuevo país donde niños, mujeres, ancianos y todos los habitantes del territorio colombiano, pudiéramos disfrutar de ese anhelado sueño; o el No, que basa sus fundamentos en el odio, en la venganza, en el veneno mortal de un ex presidente al que día tras día sus estandartes, sus botines de guerra, sus ideales y sus seguidores disminuyen.

Nota: si hay alguna duda sobre mi postura referente al plebiscito, yo ya decidí por el SI, no de santos, sino un SI para detener millones de millones de litros de sangre de colombianos (as) derramadas por este absurdo conflicto.

Por: Andrés Felipe Guerrero
@PipeGuerreroCH

Andrés Felipe Guerrero Chávarro

Neivano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *