Opinión| Una Escuela de Gobierno para Neiva: Preceptos

Por: José Paúl Azuero Bernal

Lo que en verdad le da sentido y significado al nuevo Plan de Desarrollo Municipal es su concepción de desarrollo, muy apropiada para nuestro tiempo en medio de una crisis civilizatoria global de proporciones dramáticas que nos llevó al confinamiento. La pandemia no ensaña que el fin de la historia no era cierto (Francis Fukuyama), que el estado de bienestar deseado al cual llegaríamos gracias a la industrialización, la economía extractiva, el consumismo y el libre mercado, resultó falso y que por el contrario, nos puso en contra de la naturaleza y de nosotros mismo como especie, a tal punto de correr el riesgo de la extinción. No lo hizo la guerra sino un virus biológico.

Y si el modelo de desarrollo global cuestionado, no es quién consuma más rápido los recursos del planeta y los transforme en riqueza monetaria, el trabajo pendiente será buscar un modelo alternativo que desafíe esas fuerzas dominantes y rescate el mundo local y comunitario de tal forma y estilo de vida depredadora, consumidora e impropia. Si estamos viviendo el fracaso de lo foráneo, nuestra internacionalización dependerá de la capacidad de resistir “comunitariamente” los últimos chapaleos del modelo corporativo global, que privatizó las decisiones públicas y políticas de la humanidad y convirtió en mercancías los derechos y las libertades comunes. Alguien hizo el control y vigilancia para dejar casi sin oxígeno la atmósfera.

Como si la democracia no fuera el estado natural de la sociedad, sino el mercado. La dignidad, la solidaridad, el bien público, la felicidad social, la igualdad, la justicia, son principios que todavía tienen vigencia sobre la mercantilización de la vida. También la educación homónimo de este modelo depredador y que hace parte del “paquete intervencionista”, tendrá la tarea de hacer memoria para sí y aclarar su conciencia para asumir su misión histórica y política de reorientar lo sociocultural. Una educación más popular y comunitaria cuya acepción sea la emancipación humana. Existe una ciudadanía mundial disidente que a pesar de todo sobrevivió y que por ejemplo en Colombia se aproxima al triunfo electoral. El Mandato Ciudadano es una manifestación de esa ciudadanía rural y urbana de a pie.

Para no mistificar y corroborar con hechos la disidencia política del Alcalde de Neiva, de seguro muy perseguida y atacada, el Plan de Desarrollo propone en un modelo de intervención sociocultural con tres ejes integrados y articulados a un eje de intervención y transformación comunitaria, apoyando las decisiones públicas (presupuestos, proyectos, programas) en la participación democrática. “Otro camino es posible” representa la Escuela de Gobierno Popular y Democrática, ya aprobado el Mandato Ciudadano deben activarse los consejos locales de planeación, la juntas administradoras locales, las juntas de acción comunal, los movimientos organizados étnicos y de interés, los mismos gremios y sectores de la producción, para armonizar las demandas ciudadanas a través del reconocimiento del territorio, la formación ciudadana, la incidencia social y la transformación de la realidad.

Es muy importante que los líderes de cada sector comprendan el alcance del eje al que pertenecen: eje social comunitario defiende la vida y la paz, eje desarrollo económico sustentable defiende los cambios en estilo de vida, eje infraestructura y servicios públicos defiende los bienes públicos garantizados, y el eje gobernar desde y para el territorio defiende la participación ciudadana. Los conceptos del Mandato Ciudadano están allí expresados y son las voces de los y las ciudadanas quienes los formularon y los legitimaron, es un visión científica de la sociedad. Razón por la cual es importante la innovación y la integración regional, nacional e internacional, como un nuevo modelo de desarrollo alternativo para mostrar al mundo en tiempos de crisis planetaria.

Jenifer Osorio

Periodista y Diseñadora Gráfica

Comente aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *