Opinión | La doble moral de mi generación

Por Samuel Gutiérrez

Muy seguramente muchos chicos de mi edad (25 años), un poco menores, un poco mayores, estarán prestos a criticar y señalar lo aquí expuesto, pero como la polémica siempre nos ha gustado, estamos prestos a recibir sus comentarios, ojalá argumentos y digo ojalá porque lastimosamente en mi generación las burlas sobran, pero los argumentos escasean.

Por estos días las redes sociales y los portales de noticias de todo el mundo, nos hablaban del asesinato del afroamericano Floyd a manos de un agente de policía de los Estados Unidos. Un hecho lamentable desde todo punto de vista. A raíz de ello hubo manifestaciones en muchas ciudades americanas, “no al racismo” era la consigna, sentimiento en el que estamos de acuerdo, mas no en los actos de vandalismo que muchos cometieron, cosa que aun no entiendo, yo he salido a manifestaciones muchas veces y nunca he incurrido en actos de desorden y demás, pero al parecer tanto aquí como allá, hay mucho joven que aprovechan cualquier momento de indignación para querer destruirlo todo.

Con el tema de Floyd las redes sociales se hicieron sentir, millones rechazando el racismo, aquí en Colombia no fuimos la excepción, me incluyo, pero si hubo algo que me llamó poderosamente la atención, no podía creer y dar crédito a lo que leí, muchos jóvenes que en sus redes sociales matonean y tratan de simio y esclavo a Miguel Polo Polo, un chico de 24 años famoso en redes sociales por sus posturas políticas, estaban rechazando vehementemente el racismo. Por moda decían no al racismo en sus perfiles de Facebook y Twitter, pero a la vez discriminan e insultan al joven Polo por sus posturas políticas y se mofan de su color de piel. Incoherentes.

Pero esto no es aislado, esta semana salió a la luz pública algo que en lo personal ya conocía, un hermano de la Vicepresidenta Marta Lucia Ramírez hace cerca de 20 años se vio involucrado en un lio jurídico por cuenta del narcotráfico. Tema lamentable que desde aquí le hago llegar mi apoyo a esa valerosa y trabajadora mujer. Sobre este tema personalmente me dio mucha ira, no podía creer que iniciaran a pedir la renuncia de la Vice, los delitos de sangre no existen, la responsabilidad penal es individual señores. Lo más desconcertante es que quienes están liderando esa petición son ni más ni menos que el ex guerrillero Gustavo Petro, alguien que sí delinquió y que nunca pagó por sus actos, pues fue indultado, a este se le sumaron los bandidos de las Farc, que hoy posan de congresistas impolutos, cuando todos sabemos su relación histórica e innegable con el narcotráfico, sino pregúntenle a Santrich. En redes su hipócrita y cínica petición encontró eco en miles de chicos de mi edad, esos mismos que presumen en redes sociales su adicción y gusto por las drogas.

No cabe duda que a nuestro país la doble moral es pan de cada día, muchos que votaron por el “sí a la paz” para que una caterva de narcos entraran al congreso, son los que también replican con fuerza pidiendo la renuncia de la Vice. Muchos de los que salen en redes sociales a exigir respeto por las mujeres, son los mismos que entran a los perfiles en redes sociales de María Fernanda Cabal o Paloma Valencia a insultarlas. Los que hablan duro en los pueblos en contra de la corrupción pero apoyan candidatos corruptos, o peor aún exigen dinero a cambio de dar el voto. Muchas y muchos de los que creen y replican todo lo que a sus oídos llega de Álvaro Uribe sin verificar si es cierto o no, si hay una sentencia judicial en contra o no, son quienes se quejan y dicen “hay mucho chismoso en el pueblo” o que “la gente si habla mal de mí sin saber”, suena gracioso pero así es.

Debo aclarar que no todos los jóvenes de mi generación son así, incluso tengo amigos que ideológicamente estamos lejos de coincidir, pero son respetuosos, argumentan, escuchan y entienden también nuestras posturas. Pero si vamos a medir a alguien por sus actos o por sus palabras, hagámoslo con el mismo racero, no podemos aplicar ciertas normas para una situación en específico y en otra hacer lo contrario.

 

2 comentarios en «Opinión | La doble moral de mi generación»

  • el 15/06/2020 a las 7:24 am
    Enlace permanente

    Altamente esperanzador y motivante la voz joven que se expresa con pasión para favorecer la Paz y la convivencia social, a partir de la defensa y practica de los valores de justicia y respeto con que se viste la dignidad del ser humano.
    Me uno a los sentimientos de respeto y admiración hacia Marta Lucia Ramirez y sus obras a más de los quehaceres de nuestro presidente Iván Duque y el liderazgo del libertador de la Patria doctor Álvaro Uribe Vélez.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *