Opinión| Por y para nuestros gestores culturales

Por Felipe Guerrero

Posiciones encontradas ha causado el anuncio de la administración municipal en cabeza de Gorky Muñoz y su secretaria de Cultura Marcela Bobadilla, conocida como “Pachela”, en el mundo cultural.

Las críticas llueven por doquier y han sido utilizadas por la férrea oposición con la que se ha encontrado el gobierno de Neiva este último tiempo, pero cabe resaltar que la iniciativa ha recibido múltiples apoyos de sectores culturales y económicos del municipio.

De la pandemia no se salvaron ni los artistas, ni gestores culturales locales, quienes para esta fecha en años anteriores estaban puliendo sus actos y presentaciones que serían admiradas y ovacionadas por propios y foráneos.

El San Pedro es la suma de nuestras tradiciones y es la misión de la Secretaría de Cultura velar por la preservación de nuestro folclor, lo que a su vez permite que parejos, carroceros, bailarines, artistas, artesanos y un sin fin de profesiones y vocaciones tengan la posibilidad de un ingreso económico, que les ayuda a solventar sus necesidades, hoy agudizadas por el panorama que ha dejado a su paso la pandemia Covid-19.

En mi opinión, este último punto es el que los críticos de la decisión de hacer “San Pedro virtual” han olvidado. Si bien estamos de acuerdo que NEIVA hoy tiene muchas necesidades que hace un año no tenía, también es cierto que el sector cultural es uno más de los afectados por esta crisis y, por supuesto que, hay que echarles la manito.

Sin duda, los artistas y gestores culturales que seguramente están pasándola muy mal, pueden encontrar en la realización de un festival virtual un alivio, una oportunidad de mostrar al mundo su talento y la solución temporal de adquirir recursos económicos y llevar el pan a su mesa, que es en últimas la gran preocupación de todos.

Pensar en el San Pedro virtual como un festival con las condiciones a las que nos hemos acostumbrado los últimos años, que incluye grandes fiestas y conciertos, es un imposible.

Tildar esta iniciativa de “Pan y Circo”, sin hacer un alto en el camino y pensar en todas las familias que dependen de nuestras festividades, es egoísta.

Pero desarrollar e implementar una agenda cultural, que integre la totalidad del sector, permitiendo así la posibilidad de solventar las obligaciones que pueden tener en este momento más de 1.200 familias que se dedican a actividades asociadas con el folclor de nuestra tierra, puede ser un punto de partida para la dinamización económica, y sin duda, será un salvavidas para muchas personas.

Lo más preocupante y a lo que deben apuntar las administraciones no solo de Neiva sino de todos los municipios del país es a la reactivación económica integral, y la cultura no puede desligarse de esta acción.

Finalmente invito a todos a que miremos a nuestro alrededor, donde con seguridad encontraremos que de una u otra forma tenemos que ver con alguien a quien el San Pedro -así sea virtual- le aliviará muchas cargas.

POSDATA: El COVID 19 es altamente contagioso y mortal, pero la indiferencia, en este caso con nuestros artistas, me genera una preocupación enorme… ESTO ES POR Y PARA NUESTROS GESTORES CULTURALES.

Jenifer Osorio

Periodista y Diseñadora Gráfica

Comente aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *