Opinión | Vuelve y juega “el carroñero” del Concejo

Debo empezar por admitir que me equivoqué. En algún momento creí que el cabildante Jesús Garzón Rojas cumplía un buen papel desde el Concejo de Neiva, pero no era así. Su apariencia, su forma de ser, cordial, bonachón y simpático, solo eran distractores para que unos pocos, hoy piensen que es un concejal ejemplar. Como persona, no dudo de su caballerosidad y generosidad, pero en su oficio, es lucifer hecho hombre.

Y es que el cuatrienio pasado, quienes conocimos de cerca el proceso que adelantó la Fiscalía contra algunos concejales de Neiva por la elección irregular de la personera Heidy y el contralor Hildebrand, con certeza logramos identificar y concluir, que el jefe de la banda resultó ser nada más y nada menos que el patriarca del Concejo, el veterano Jesús Garzón. Él, junto a Roberto Escobar y Oscar Urueña, lideraron uno de los actos de corrupción más aberrantes que se haya podido registrar en el departamento el Huila.

Tras el proceso, tuvo prisión domiciliaria, pero volando bajo, logró que le levantaran la medida y reelegirse con un poco menos votos que los alcanzados en octubre de 2015. Ahora, aprovechando su cercanía con la hoy presidenta de la corporación, Victoria Eugenia Castro, manipula, hace y deshace en el nuevo Concejo. Hay que recordar que tanto “el chulo” como “la Castrasca” se conocen muy bien; ambos conservadores, han integrado las filas y militado al lado de la familia Andrade —Hernán y Esperanza—.

“El chulo”, necrófago por convicción, así lo llaman de toda la vida, ejerce como presidente de la corporación a la sombra. Su apetito no tiene límites; en el Concejo se apoderó de todo. Tiene tres asistentes, la asesoría de comunicaciones y otros dos contratistas; apadrinó e impuso de nuevo a la ausentista y “súper” secretaria de la corporación María Salomé Bahamón (Cargo que en algunas presidencias se ha vendido a $40 millones). Sin dejar de mencionar el negocio de los seguros con Stella Roa.

Ahora, según fuentes, me aseguran que Jesús, lideró —una vez más— junto a Victoria Castro, la elección irregular de la nueva contralora municipal Marcela Narváez, donde según denuncia hecha en la emisora Alfa Estéreo, la presidenta recibió $120 millones, de los cuales sólo repartió entre algunos de sus colegas $52 millones. ¿Qué hizo los 68 restantes? ¿Habrá sido ese dinero la cuota inicial para la camioneta CX5 BMW que compró recientemente?

Aunque la denuncia es grave, nos pone a pensar sobre la participación de “el chulo” en este nuevo y presunto acto de corrupción. Dice el adagio popular, que una manzana podrida, daña las demás, y es que mientras “el patriarca”, quien impuso un nuevo record en Colombia como el concejal más viejo y con más tiempo activo, no salga de esta, podrán llegar jóvenes, profesionales y capaces, que rápidamente caerán en tentación y en pecado con el maestro de la corporación.

Hoy las autoridades deberán investigar profundamente sobre estos supuestos hechos de corrupción ya denunciados y que salpican en primera instancia a Victoria Castro y a su coequipero Garzón, porque en los audios de las interceptaciones hechas en 2015 y 2016 por la Fiscalía, claramente se identifica a Jesús Garzón coordinando sobre cómo, dónde, cuánto y cuándo se entregaría el dinero de parte de René Cantillo a los implicados en este proceso.

De comprobarse por parte de las autoridades estas nuevas denuncias hacia Victoria Castro y Jesús Garzón, la libertad condicional de “el chulo” dependería de un hilo.

Nota 1: El galán de telenovela opita y opositor German Casagua Bonilla, por fuera del poder, encontró la fórmula para permear “El Gorkysmo”. Ahora empezó su conquista con la presidenta Victoria Castro. Así lo han dejado ver en discotecas de la ciudad muy junticos.

Nota 2: Si llegase a terminar en el cabildo este año Jesús Garzón, será que luego de usufructuar y quemar a Victoria, estará a final de año diciendo lo mismo de los periodos anteriores? “nos salió malo el presidente”.

Nota 3: Parece ser que algunos secretarios de Neiva no aguantarán el ritmo de trabajo del nuevo alcalde. A este paso, un par de ellas, no terminarán este año en sus puestos de trabajo, pues se han convertido en puntos ciegos de la administración y sus objetivos avanzan a paso de tortuga.

Nota 4: Felicitaciones al secretario de Movilidad Elberto Garavito, porque se dedicó a inmovilizar vehículos sin importar que fueran personas cercanas al gobierno o periodistas de la ciudad. La ley y las normas son pa’ todos por igual.

Erik Puentes

Periodista CPH.

Comente aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *