Opinión | Universidad Popular: mercado vs democracia

Comparta

Por José Paúl Azuero Bernal

Paolo Freire afirma que la Educación no cambia el mundo, cambia a las personas que van a cambiar el mundo. El reto inicial de la educación en una sociedad que quiere abandonar la guerra y caminar hacia una paz estable y duradera, es asumir la formación de una base social y humana para la “resolución de conflictos” sin que medie la eliminación física, y de una vez por todas proscriba de su realidad todos los modelos culturales y económicos que la reproducen, leyes e instituciones. La misma educación instrumental e insensible al conflicto social, debe hacer entrega de armas de exclusión y reproducción del statu quo, sentarse a acordar un nuevo pacto con la formación del hombre. Necesitamos cerrar para siempre el conflicto armado en Colombia, recuperar de las garras del Mercado la Democracia, y fortalecer el Estado Social de Derecho.

La felicidad popular elaborada en las fábricas de la persuasión se derrumba. Esta es la verdad histórica que empieza a develarse, al parecer el poder se desplazó, el “gobernante” hoy se muestra decepcionado e impotente ante la estocada del mercado financiero global, que sigue legislando para la guerra en el Congreso (Apartes de I. Ramonet). El discurso repetido de superar los déficits públicos y la estrategia de la moneda estable, en contraste al aumento de pobreza, marginalidad, mendicidad, definitivamente “mamaron a la sociedad”. Al compás de cantos y cacerolas millones de voces hoy protestan en las calles exigiendo cambios profundos en lo político y en lo económico. Alain Minc ensayista neoliberal sugiere: “El capitalismo no puede derrumbarse; es el estado natural de la sociedad. La democracia no es el estado natural de la sociedad. El mercado, sí”.

Lo que está en juego no son los presupuestos públicos, es el ejercicio de la ciudadanía democrática, es la soberanía del pueblo, es el Estado Social de Derecho. Un ciudadano consumidor, un ciudadano contribuyente, puede ser un buen ciudadano. Un ciudadano acrítico y desconectado de la realidad, será persuadido fácilmente por las lógicas del Mercado disfrazado de Política. Por supuesto que el mercado y el consumo tienen su lugar en la sociedad moderna porque son el producto cultural de nuestro progreso, pero sus leyes y sus ganancias no pueden superar las exigencias de la Naturaleza y de la población excluida de los bienes y servicios del desarrollo para potenciar la vida. La sostenibilidad y la sustentabilidad pueden convivir como la Democracia y el Mercado en una sociedad educada.

Muy acertado proponer como Entidad Territorial una Universidad Popular para democratizar  los saberes y los conocimientos, las artes y los oficios, las técnicas y las tecnologías. Dar apertura a otras cosmogonías, a la diversidad, a la pluralidad,  a la alteridad, son retos definitorio que como sociedad debemos asumir para dialogar juntos y encontrarnos sin el uso de la violencia. Superar la crisis civilizatoria con la alfabetización del Saber – Ser, del Saber – Hacer, y del Saber – Convivir tiene un sentido y significado más universal, más político, más comunal. Un nuevo ciudadano, Un nuevo trabajador, Un nuevo intelectual conectado a la red social y política de su entorno ancestral, que naturalice la investigación, la ciencia y la tecnología al servicio de las causas comunes, que participe como activista y voluntario en la tarea universal de salvar la democracia y el planeta.

La UP debe centrar su misión en la educación como derecho y no como mercancía. En Colombia los aportes del Estado a las Universidades Públicas representan en promedio el 60% de su presupuesto total, el otro 40% deben asumirlo con recursos propios, por lo que son “Obligadas a vender servicios y dedicarse a actividades que no guardan relaciones con sus fines misionales”. La UP tiener que aprovechar del territorio toda la capacidad instalad pública y privad, de la cultura, de la educación, de la producción, de la innovación, de la empresa. La UP vinculará familias y comunidades al proceso de “reterritorialización de los saberes” y movilización sociala.  La educación si es el camino.

 

Comparta

Comente aquí

2 comentarios en “Opinión | Universidad Popular: mercado vs democracia

  • el 10/12/2019 a las 10:48 pm
    Permalink

    Muy buen artículo. Ojala que todos los docentes tuvieran la claridad pedagógica, para concebir y abordar en su quehacer diario, la educación como verdadero eje de cambio de la sociedad.
    Hay que tener en cuenta que el desarrollo de una nación, depende de la buena calidad de su educación. Si así lo entendieran todos los gobernantes, la educación sería un generador permanente, de cambios positivos que redundarían en beneficio de toda la sociedad.
    Felicitaciones, José Paul Azuero.

    Respuesta
  • el 10/12/2019 a las 8:59 am
    Permalink

    La claridad en el manejo del tema citado en su artículo, es precisamente la forma como un funcionario público debe trabajar en función del desarrollo de las comunidades, esta visión diáfana del columnista, deberían tenerla en cuenta todos los que aspiren a cargos de elección popular, quienes dirijan las empresas privadas, empleados y todo ciudadano. Su visión de como debe ser el manejo de la cosa pública, lo hace merecedor a ser tenido en cuenta para estar dentro del equipo de gobierno del alcalde electo.
    Felicitaciones periodista José Paul Azuero.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este anuncio publicitario se cerrará en segundos.