Policía herido con papa bomba será sometido a cirugía facial

Comparta

En su séptimo día de internación en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario Hernando Moncaleano Perdomo de Neiva, el patrullero Arnoldo Verú Tovar continúa estable. La recuperación ha sido lenta por las graves lesiones que le causó el artefacto.

Tras permanecer varios días bajo coma inducido, el patrullero herido con una papa bomba durante los disturbios del martes pasado en la Universidad Surcolombiana, se recupera lentamente y continúa con sedación y consciente, mejorando neurológicamente, aunque galenos confirmaron la presencia de fístula de líquido cefalorraquídeo (surge tras la ruptura de las barreras que separan la cavidad nasal y senos paranasales de los espacios subaracnoideos: base craneal, duramadre y membrana aracnoidea).

El informe de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Universitario de Neiva señala que el patrullero, de 43 años, a pesar que despertó desorientado, “entiende lo que le decimos y se ha podido comunicar con nosotros, aunque no puede hablar”.

Su salida de la UCI podría demorar, ya que está pendiente una nueva cirugía para tratar la fractura en la mandíbula, mientras que, por cirugía plástica, se atenderán lesiones en su rostro y brazo izquierdo.

Esta semana será sometido a otro diagnóstico para revisar la evolución que han tenido sus problemas auditivos.

También se le practicará una nueva valoración por otorrinolaringología y cirugía maxilofacial, para la reconstrucción de lesiones en cara y mandíbula.

“En los próximos días se realizará el abordaje de la especialidad de cirugía maxilofacial para la reconstrucción de sus lesiones en cara y mandíbula”, informó el centro médico.

Comparta

Jenifer Osorio

Periodista y Diseñadora Gráfica

Comente aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *