Sin plata y sin votos, Mauricio Muñoz hará ‘el oso’

Comparta

El candidato a la Alcaldía de Neiva por La U, asumió el reto de hacerse contar en un proceso electoral lleno de desventajas para él. De todos los aspirantes, será el gran perdedor.

Andrés Mauricio Muñoz Leguízamo, de 39 años de edad, exconcejal de Neiva y exdiputado del Huila, se maduró viche. Su obsesión por querer ser alcalde de la ciudad que lo vio nacer y donde su padre alguna vez con honores fungió como primer mandatario, lo llevó a tallar la lápida de su propio entierro político. De aquel joven que alguna vez fue personero del gimnasio La Fragua y concejal de Neiva (de carambola), ya no queda nada; su imagen política fenece lentamente y su desaparición de lo público es inevitable.

Mauricio, quien actuó como abogado por muchos años sin serlo (aún no se había graduado); se obsesionó con escalonar a otros escaños políticos antes de tiempo. Al Concejo de Neiva llegó raspando en 2007 por el Partido Liberal con 1.498 votos, luego dio el salto a la Asamblea por La U a donde se había quemado, pero gracias a que le quitaron la credencial a Luis Carlos Anaya, logró entrar con 8.333 sufragios.

Del Concejo quiso dar el salto a la alcaldía, pero una supuesta negociación le abrió la puerta a la Asamblea. 4 años después, quiso de nuevo ser alcalde y una negociación con Lara, ventilada por sus más cercanos colaboradores, lo dejó como candidato a la Gobernación por La U, para que finalmente optara por retirarse en otra supuesta negociación. Sus intenciones fallidas de querer administrar los recursos de Neiva y el Huila, saltando de un barco a otro antes de tiempo, en supuestas negociaciones burocráticas con otros candidatos, lo desdibujaron totalmente y su electorado perdió la fe y la credibilidad en él.

Sin estructura, sin recursos y desmantelado totalmente, Mauricio, vive del día a día; todas las mañanas apenas se levanta, su principal preocupación es conseguir plata para el diario, que en campaña se traduce a la logística que se requiere para atender las pocas reuniones a las que ha sido invitado. Las últimas tres semanas, incumplió su corta agenda, a raíz que no tenía los pesos necesarios para refrigerios y desplazamientos, prefiriendo apagar el celular y desconectarse por días.

A la fecha le adeuda dinero a mucha gente, incluyendo a Raúl Rivera, quien le tiene una letra firmada por 40 millones, y a gran parte de sus colaboradores. Y para rematar la desdicha, un publicista de Neiva le había prestado en la precampaña de Muñoz, unas bicicletas para la entrega de una publicidad, al punto que las ciclas fueron robadas y a la fecha a este no le han respondido, sin dejar de mencionar que el comunity manager se le fue porque le debían plata

Mauricio, quien tuvo la oportunidad de declinar, ahora deberá ir hasta el final y hacerse contar mal. Registrando menos del 1% en las encuestas, ¿le alcanzará su votación como para un Concejo?

Comparta

Erik Puentes

Periodista CPH. Director editorial de Onda Opita.

Comente aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este aviso se cerrará en seg.