Opinión | “El coronel si tiene quien le escriba”.

Comparta

El pasado viernes 3 de junio, se llevó a cabo en Neiva, el primer gran evento sampedrino; me refiero al Festival Intercolegiado del Sanjuanero Huilense, organizado por el Comando de Policía Huila, la Policía Metropolitana de Neiva y el Colegio San Miguel Arcángel.

Aciertos, desaciertos y acto de total desfachatez acompañaron este importante certamen cultural, que celebraba en esta ocasión, su vigésimo cuarta edición.

Hoy en mi paladar cognitivo siento sabores agridulces luego de acompañar y ser espectador de este evento que abre año tras año como ya es costumbre, las festividades en nuestra ciudad. Todo apuntaba a que éste, tendría un éxito rotundo, pues recuperar la antigua ruta, parecía indicar que el desfile contaría con mayor afluencia de público. Esfuerzo que demandaría de las autoridades de policía y de tránsito una constante coordinación y comunicación, máxime y aquí va mi primer aplauso, durante el recorrido de éste, por parte de la administración municipal se decretó la ley seca. Sin embargo, no todo fue de aplausos.

Lo esperado se hizo llegar y siendo del todo sincero, creí que habría un mayor desgaste y congestión vehicular, obviamente se presentaron incidentes de movilidad, siendo habituales ante una alteración en el normal funcionamiento de la malla vehicular. Al final, la gente respondió y salió a las calles a acompañar el desfile.

Otro de los puntos a destacar fue la masiva convocatoria y participación de los colegios e institutos técnicos de Neiva y de varios municipios del departamento, así como la conformación de un jurado que daba garantías de una sabia, entendida y objetiva decisión, pues éste estuvo integrado para esta edición, por importantes personalidades de nuestro folclor, así como de la Virreina Nacional del sanjuanero —muy hermosa ella desde luego— y el director de Corposanpedro, quien en las últimas semanas ha sido muy cuestionado y fuertemente criticado por un grupo de artistas y personalidades de la cultura huilense.

Hasta aquí todo bien, pasando la prueba, con algunos impases casi que normales en un evento de tan alta magnitud, lo que merece entre otras cosas un reconocimiento especial a la Capitán Dora Lilia Pacheco, rectora del Colegio anfitrión, una verdadera Oficial de policía quien con su grupo de trabajo que incluye profesores, estudiantes y administrativos veló para que el evento fuera la fiesta cultural que todos esperábamos.

Llegó la hora de la elección y coronación de la nueva soberana de los estudiantes, acto que estuvo acompañado de un nutrido público, cada uno identificado con alguna de las representantes que se esforzaron al máximo para lucir el cetro y la corona —bueno, sólo la corona porque el cetro estuvo “embolatado”—.

Transcurría la noche y como show principal se presentaría un importante grupo folclórico de la ciudad, específicamente La Academia Danza Estudio, integrada por destacados bailarines y artistas de la región que incluían niños ilusionados por mostrar el fruto del esfuerzo de tantos meses de preparación, quienes expondrían ante asistentes y sus familias su talento para el baile. Y siguió lo que no tenía que pasar —en plena presentación a otro “artista” se le ocurrió dar la orden de parar la música— y como si fuera poco, sacarlos casi que de una manera obligada del escenario.

En ese instante a mi lado se sentó una hermosa niña de aproximadamente 7 años maquillada, vestida y envuelta en un mar de lágrimas, que se preguntaba ¿qué había pasado?

Todos quedamos convencidos que había sido una falla en el sonido, a lo que algunos padres de familia ofuscados por tan bochornoso episodio decidieron indagar hasta encontrar la causa de la “falla”; pues ni más ni menos, el sonido fue cortado abruptamente de manos de un hombre y los artistas fueron retirados de su puesta en escena sin explicación alguna, por un delirio de autoridad del señor comandante de la Policía Metropolitana de Neiva, el coronel Juan Carlos León, a quien dirijo esta nota:

“Como huilense quiero expresarle señor coronel unas cuantas cosas luego de semejante acto tan grotesco, poco apropiado, bastante humillante y por mí, considerado un total atropello en contra de estos pequeños artistas y obviamente contra el folclor de nuestra región y contra los asistentes al evento. Entiendo que está acostumbrado a dar órdenes a diestra y siniestra —pero no aceptando su actuar— quiero recordarle un punto que tal vez olvidó, no todos somos subalternos suyos. Estos pequeños artistas, así como cualquiera de los espectadores, merecemos respeto, por lo que de manera atenta solicito a usted, expresar sus disculpas públicas a todas y cada una de las personas que pudimos habernos sentido ofendidos con su accionar.

Finalmente le formulo la siguiente pregunta ¿si fuera alguno de sus hijos integrante de este grupo artístico, habría tomado la misma determinación?”

Esperaré atento un acto de humildad merecedor de su distinción señor coronel León.

Nota: Al final, en el coliseo se escucharon multitudinarias voces gritando “YES”, mientras se felicitaba a la señorita Shania Tovar Lara, como nueva reina en representación del Instituto Técnico Superior de Neiva.

Por Andrés Felipe Guerrero Chávarro
@PipeGuerreroCh

Comparta

Andrés Felipe Guerrero Chávarro

Neivano.

Comente aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *